Hoy

LEB ORO

El Cáceres busca un subterfugio de urgencia

  • Sin recurrir a conceptos banales, los verdinegros -colistas- se tatúan la palabra «victoria» ante la visita del Prat

En el Cáceres nadie quiere oír hablar de rendición, de bajar los brazos, de sacar la bandera blanca. Aunque la temporada de 'la décima ilusión' se ha tornado en este inicio de liga en una situación más que preocupante con cuatro derrotas consecutivas -el peor arranque en la historia del club- y una imagen que hasta el momento no hace presagiar tiempos mejores a corto plazo, la llama de la lealtad permanece encendida entre los aficionados acérrimos. Con ellos, y al calor de su propia casa, el cuadro verdinegro buscará su tregua, su subterfugio de urgencia para ganar tiempo a una temporada que ya se adivina complicada.

Hoy ante el Prat (Multiusos, 21.00 horas), al Cáceres ya no le valdrá hablar de sensaciones, de competitividad, de recortes presupuestarios o de las alargadas sombras de aquellos que un día estuvieron y ya no están. Todo se reduce a una sola cosa; la victoria. O, traducido en palabras de Ñete Bohigas: «Tenemos que intentar ganar como sea. No me importa que juguemos horrible. Quiero la victoria y solo pienso en eso».

Afirmar que tras la derrota del martes en Oviedo el Cáceres recuperó parte de su credibilidad no sería una herejía baloncestística, aunque sí un placebo de corto recorrido, a tenor de lo visto en un encuentro en el que, otra vez, los cacereños nunca tuvieron opciones reales de luchar por la victoria. No obstante, la cita en Asturias sí sirvió para aliviar, al menos en parte, el daño psicológico que causó Breogán hace hoy una semana.

Los extremeños, colistas de LEB Oro, son los únicos junto con Clavijo que hasta el momento mantienen virginal su casillero de victorias. El Cáceres es, con diferencia, el equipo de la categoría que más puntos ha recibido en contra y el último, junto el Barcelona Lassa, en cuanto a puntos a favor. Por eso mismo, y por el discreto -siendo benévolos- nivel de juego demostrado, los acontecimientos habrán de dar un giro radical para que se cumplan los mejores presagios.

Con el ánimo de hurgar en la herida, el Prat acude al Multiusos liberado de toda presión tras un buen arranque que, sin embargo, se vio frenado en el último encuentro frente al Burgos. Será el enésimo regreso al Multiusos de Xavi Forcada, en las últimas campañas ya reconvertido en un base que demuestra sobrada solvencia. El barcelonés es el segundo hombre que más minutos asume en cancha y en su segundo año en el Prat se ha convertido en todo un referente en el equipo dirigido por Roberto Sánchez.

Pero sin duda, el principal activo del Prat es José Ortega. El ala-pívot ex de Estudiantes y Manresa está cuajando un extraordinario inicio de competición y será el encargado de poner a prueba el juego interior del equipo verdinegro. Precisamente, ésta es la faceta que está despertando una mayor preocupación entre los aficionados del Cáceres, sobre todo por la llegada de unos fichajes que no acaban de adaptarse del todo a la categoría. El balance hasta el momento arroja pobres números en zona ofensiva y más condescendencia de la deseada en la retaguardia. Sobre posibles cortes y refuerzos, Ñete Bohigas es claro, sobre todo en la parte final de su sintagma: «No está ni en nuestra cabeza ni en nuestro bolsillo».

Respecto al potencial del Prat, el entrenador cacereño atiende a la «mezcla de veteranía y juventud» de su oponente, aunque hace hincapié en su propio grupo, concretamente en la faceta defensiva de su equipo para cimentar el triunfo: «Vamos a tener que redoblar nuestro esfuerzo defensivo y plantear un partido muy duro atrás. No tenemos otra opción para ganar», asegura con convencimiento de causa. Como aval, Bohigas emplaza al buen trabajo de los entrenamientos. Hoy se verá si fructifica.

El referente interior del Prat, que está cuajando un gran inicio de campeonato, pondrá hoy a prueba la progresión de los hombres de la pintura del Cáceres, quienes hasta el momento arrojan flojos números en ataque y condescendencia en labores defensivas.