Hoy

Al Cáceres se le atraganta la Oro

Ñete Bohigas da instrucciones en un tiempo muerto. :: PABLO LORENZA
Ñete Bohigas da instrucciones en un tiempo muerto. :: PABLO LORENZA
  • Los de Ñete Bohigas caen en Oviedo y siguen sin ganar, pero mejoraron

Más contento el perdedor que el ganador. Ñete Bohigas, tras perder por 60 puntos ante Breogán y ganar dos cuartos, se mostró satisfecho con la derrota por 88-78 en el Polideportivo Municipal de Pumarín. Tercera victoria de Unión Financiera y cuarta derrota consecutiva de Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que mejoró con respecto a las últimas jornadas y con la esperanza de romper esta dinámica con el CB Prat dentro de unos días. Los locales con este triunfo se colocan sexto con tres victorias y una derrota, los visitantes siguen últimos con cuatro consecutivas.

El primer cuarto fue desastroso por parte de los dos equipos, a los dos les costaba anotar. El inicio del partido fue errático pero se rehizo. Unión Financiera con dos canastas de Felipe Dos Anjos debajo del aro, una de ellas en forma de 2+1. La actuación destacada también de Manu Rodríguez hizo ampliar la diferencia a favor de los locales, que llegó a convertir dos de tres en triples en este primer cuarto siendo el jugador más valorado en estos primeros diez minutos saliendo desde el banquillo, por lo que clave fue la segunda unidad asturiana en este comienzo.

Por parte del Cáceres, tan solo Rakocevic pudo aguantar el ritmo de su adversario anotando un triple y tres tiros libres que le hicieron ser referencia de su equipo en un primer cuarto donde los ovetenses se cargaron de faltas y los extremeños no andaban muy finos desde el tiro libre. El 21-16 no era insalvable, pero paulatinamente los asturianos comenzaron a distanciarse. Así, y sin darse cuenta, iba a seguir este guión en el siguiente tramo del choque.

En el segundo periodo la actuación de Dani Pérez sobresalió estableciendo las diferencias entre uno y otro equipo. El base anotó ocho puntos y repartió cinco asistencias, tres de ellas en el segundo cuarto, dos en el primero. El Unión Financiera capturó 21 rebotes, siete de ellos ofensivos que se convirtieron en una de las llaves principales, por lo que la distancia fue incrementándose. Al Cáceres Patrimonio se le estaba marchando el envite a la vez que su rival empezaba a encarrilarlo. Fueron los diez minutos claves de la noche. El 46-28 dejaba claro cuál iba a ser el rumbo.

Tras la reanudación, todo el trabajo realizado por el equipo local se fue diluyendo porque Unión Financiera salió muy blando en defensa mientras que Cáceres Patrimonio empezó muy motivado tras el descanso. En este tercer cuarto, la victoria se decantó para los cacereños, más que nada porque en ataque contribuyeron más jugadores que los que participaron en la primera mitad con la anotación de Sergio Pérez, que no se había estrenado hasta el momento; la de Guillermo Corrales, que por fin se le veía en vanguardia y la aportación en su cuenta particular de Riauka. En conclusión, un 24-26 de parcial que invitaba a la esperanza.

Al final del tercer cuarto se produjo una jugada curiosa, protestada por el banquillo local. Parejo anotaba un triple al mismo tiempo que los árbitros señalaban falta personal sobre Riauka, que anotó uno de los dos tiros libres. Jugada de cuatro puntos que daba lugar al 70-54 que, lejos en el marcador, todavía invitaba al optimismo. El estado anímico es muy importante en el deporte y Cáceres Patrimonio de la Humanidad lo había recuperado. quizás demasiado tarde.

En el último y decisivo periodo Alexandar Marcius se convirtió en protagonista por parte de Cáceres al llegar a anotar diez puntos solo en este periodo. La lucha en la pintura con Felipe Dos Anjos se decantó del lado visitante, ayudado por el trabajo en la defensa del resto.