Hoy

Forsters entra a canasta ante Silva. :: Jorge Rey
Forsters entra a canasta ante Silva. :: Jorge Rey

LIGA FEMENINA

El Al-Qazeres compite pero pierde

  • Un mal inicio de partido condenó a las extremeñas pese a oponer resistencia a un rival de campanillas como Girona

Se compitió hasta donde se pudo. Y eso, los más de 350 seguidores que coparon buena parte del graderío del Serrano Macayo supieron agradecerlo. Tal y como rezaban los pronósticos más lógico y razonables, un competitivo Al-Qazeres se vio ayer superado por Girona (61-78), un equipo con jugadoras de un nivel individual insultante. Una plantilla confeccionada para luchar por altas cotas esta temporada y a la que las cacereñas consiguieron descolocar en algunas fases del choque.

La buena noticia llegó con el trabajo de unas jugadoras que, a pesar de la derrota, siguen creciendo en confianza, con protagonismo para Pamela Rosanio, Forster y Alston. También mostró grandes cualidades Miriam Forasté. Y por fin se pudo ver a una Carla Nascimento con más confianza y seguridad en la dirección. Por el contrario, la que no acaba de coger el tono óptimo es la pívot Dacic. La eslovena no estuvo afortunada en labores ofensivas y erró algunas canastas fáciles, ante su lógica desesperación en momentos puntuales.

Desde el mismo salto inicial ya se pudo ver la entidad de un rival como Girona que, gracias a sus rápidas transiciones ofensivas y a su astucia en zona defensiva, logró de salida un parcial de 2-13 en los dos primeros minutos y medio de juego, lo que obligó a Jacinto Carbajal a pedir el primer tiempo muerto.

La tempranera segunda falta personal de Julie Forster en este primer cuarto obligó a la salida de la polivalente Miriam Forasté. Curiosamente, sin la estadounidense el Al-Qazeres logró llevar a las catalanas a un juego más estático, hasta el punto de que las cacereñas lograron rebajar la desventaja (12-14) gracias a un parcial favorable de 10-1 a falta de tres minutos y medio, con el consiguiente tiempo muerto visitante. Ya sin tanta facilidad para correr, pero con mucho oficio en el uno contra uno, Girona volvió a poner tierra de por medio al término del primer acto (15-24).

Ya en el segundo cuarto, y alternando las rotaciones, las extremeñas supieron estar dentro del partido sin conceder mayores diferencias, llegando con 23-33 a falta de cinco minutos para el descanso. En los instantes posteriores, Girona logró tomar algo más de rente mientras Al-Qazeres hacía la goma con buenas acciones de Alston, Forasté y Rosanio. Al descanso, 31-43 para las visitantes.

Gen competitivo

En la reanudación, y espoleado por su público, el Al-Qazeres salió entonado con Pamela Rosanio y Forster echándose el equipo a la espalda para fijar el 40-45 en los tres primeros minutos y medio. Otra vez salía a escena el gen competitivo de las de Jacinto Carbajal. Con Dacic en el banco, las cacereñas ganaban en fluidez y llegaron a ponerse a dos (43-45). En su momento más crítico del partido hasta el momento, Girona supo sobreponerse y Peters, con dos triples consecutivos, apareció cuando más lo necesitaba su equipo, volviendo a alejar a las catalanas en el electrónico (43-52).

Lo de nadar para ahogarse en la orilla no pasó factura al Al-Qazeres, que continuó vivo (51-61) al término de este tercer cuarto.

Ya en el último cuarto, con las intensidades defensivas elevadas al máximo exponente, ambos equipos tuvieron más problemas para hacer circular el balón y, en el caso del Al-Qazeres, para sacar petróleo en la pintura. Girona consiguió así mantener la renta de diez puntos (55-65) en los tres primeros minutos y medio de juego. Luego apareció la descomunal Peters para ligar tres buenas acciones consecutivas, dos ofensivas y una recuperación de balón, complicando en demasía las opciones del equipo extremeño (55-70) a casi seis minutos del final. Tras el posterior tímido atisbo de reacción del Al-Qazeres con 12 abajo y posesión, las visitantes pudieron por fin neutralizar el partido con unas largas posesiones finales que acabaron minando las esperanzas del equipo local, que cedió por 61-78. Una derrota, la primera del Al-Qazeres esta temporada, que no mina ni un ápice las aspiraciones de permanencia.