Hoy

baloncesto/nba

José Calderón ya ejerce de Laker

Calderón atiende a la prensa ayer en el 'Media Day' de los Lakers.
Calderón atiende a la prensa ayer en el 'Media Day' de los Lakers. / EFE
  • El base extremeño se enfunda por primera vez la elástica de 'púrpura y oro' en el acto ante la prensa que precede a la pretemporada

La veteranía es un grado. Palpable, por ejemplo, en la manera de afrontar los acontecimientos. Anoche, en Los Ángeles, los Lakers abrían el telón de la pretemporada con el habitual 'Media Day' para la prensa. Uno de los jovencísimos talentos de los amarillos, D'Angelo Russell, confesaba que la noche antes durmió mal y que se sentía como el niño que va a comenzar las clases a la mañana siguiente. En el lado opuesto, nuestro José Manuel Calderón, con once temporadas NBA a la espalda, se muestra sosegado y expectante en los vídeos que circulaban por las redes sociales. Era la primera vez que el de Villanueva de la Serena se enfundaba la mítica camiseta de 'púrpura y oro', la que en tiempos muy lejanos portaran leyendas como 'Magic', Worthy y Jabbar o en este siglo otros iconos como Kobe Bryant o Shaquille. El nuevo '5' de la franquicia angelina es consciente de que su actual destino no es uno cualquiera, pese a que ha pertenecido a Knicks, Detroit, Dallas y durante horas a Chicago Bulls. «Siempre es bueno, por así decirlo, poner en tu curriculum que has sido jugador de los Lakers. Es una experiencia única e importante, y ojalá que sea lo más positiva posible», manifestó en las instalaciones de El Segundo en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

Calderón ya ejerce de Laker. Hoy martes todos parten hacia el primer entrenamiento en Santa Bárbara, pero en realidad lleva días con la familia en la ciudad californiana, de la que tiene información de primera mano de Pau Gasol, que anoche también estrenó la elástica de los Spurs. «Pau siempre me habló maravillas de la ciudad y de la franquicia, así como del estilo de vida sencillo que llevaba», indicó el playmaker, que vive junto a su mujer y los tres niños en el área de Manhattan Beach, cercana al Toyota Sports Center donde entrenará.

El extremeño significó que está ante una aventura y un rol diferentes. Sabe que tendrá menos minutos pero eso no le incomoda, todo lo contrario. «No creo que tenga que demostrar nada, sino adaptarme a un rol totalmente diferente para mí. Vengo con ganas de ser uno más. Además, no voy a tener la necesidad de ser titular, lo cual tiene su cosa. Es una forma de ver los partidos diferente. Sin duda, será un reto importante para mí», añadió. Será suplente de una de las estrellas, el mencionado Russell, y competirá con un amigo como es el brasileño Huertas. Ambos bases ejemplifican la internacionalización de estos Lakers, que están muy lejos de lo que en su día fueron. El carioca ya estaba en Los Ángeles el pasado curso, pero junto a Calderón han aterrizado en el plantel el sudanés Luol Deng, otro veterano del Vietnam; el ruso Mozgov, o el chino Yi Jianlian. De origen filipino es Jordan Clarkson, de los mejores la anterior temporada. «Voy a compartir el puesto con José, alguien a quien conozco desde hace mucho tiempo, y espero que le vaya bien porque eso significará que nos irá bien a todos como equipo», significaba el ex del Barcelona.

La nota cómica la pondrá 'Metta World Peace' -antiguo Ron Artest-, quien fijó como objetivo para este año «comer más pasta integral». Casi nada. La principal misión de Calderón será aportar su conocimiento del juego -sobre todo la visión colectiva que le caracteriza- a una plantilla sin 'edad media'. O son muy jóvenes o muy mayores. El futuro de la 'fiebre amarilla' puede estar garantizado. El presente es otra cuestión.