Hoy

Al-Qazeres repite en Copa

Foto de campeonas del Al-Qazeres. :: e. domeque
Foto de campeonas del Al-Qazeres. :: e. domeque
  • Las de Cáceres fueron muy superiores en todo el partido, ante un Batalyaws que acabó cediendo en el marcador

Contundente victoria del Al-Qazeres ante el Baloncesto Batalyaws para revalidar el título de Copa de Extremadura de baloncesto femenino (104-49). El conjunto cacereño partía como favorito para hacerse con el trofeo y cumplió con esas previsiones iniciales. El pabellón José Manuel Calderón disfrutó pese a no ser una final muy reñida por lo abultado del marcador.

Y eso que empezó mandando con algo de timidez el Badajoz, que entró mejor en el partido. Pero la buena defensa del Cáceres castigó a las pacenses, que acabaron cediendo ante la presión ya en el primer cuarto. El Al-Qazeres se fue ocho arriba en el marcador (20-12), todo ello gracias a un parcial de las de Jacinto Carbajal de 13-0 para rebatir el 0-5 con el que habían iniciado el partido.

En el segundo cuarto, fueron las de Dolores Suárez las que acortaron distancias, con una gran Jovana Mandic. Aunque se resintieron los minutos que Noelia Pariente estuvo fuera por un golpe en la mano, que volvió tras el descanso. En las cacereñas, una inspirada Jolie Forster (16 puntos) llevó la manija en la anotación en una primera mitad que se fue al descanso con un 45-29 claro en el marcador.

Tras el descanso, el Al-Qazeres siguió con el rodillo, sin bajar el ritmo pese a su ventaja en el luminoso. Apareció Dubravka Dacic (12 puntos), sin acierto hasta el tercer cuarto, y acompañada de Pamela Rosanio y Miriam Forasté (18 puntos, ambas máximas anotadoras), sentenciaron al rival.

Las pacenses poco pudieron hacer ante la superioridad del adversario, aunque destacó Jay White manejando la batuta del juego y la puntuación de Jovana Mandic (14 puntos). Jacinto Carbajal terminó dando minutos a las más jóvenes, como Clara Núñez y Eva Correa. En el tramo final, las pacenses se salieron del partido y, con la presión del conjunto cacereño como si fueran con el marcador abajo, terminaron cediendo un parcial de 24-0 que hizo que el Al-Qazeres se fuera hasta los 104 puntos finales y una diferencia de más de 50 puntos.

Con la bocina, la rivalidad se quedó en la cancha, pues la entrega de trofeos fue símbolo de deportividad entre ambos equipos.