Hoy

Camaradería en el Al-Qazeres

Rosanio y Dacic, ayer en el Serrano Macayo. :: A. MÉNDEZ
Rosanio y Dacic, ayer en el Serrano Macayo. :: A. MÉNDEZ
  • A un día del estreno ante su público, Dacic y Rosanio escenifican en su presentación la complicidad existente en el grupo de trabajo

Además de para acercarse a un tono óptimo de competición y para empaparse de las nociones tácticas, las pretemporadas tienen la finalidad de convertir un grupo de trabajo en un ente con personalidad propia donde reine la armonía y el buen clima, algo no siempre fácil de conseguir. Con apenas una semana de ejercicios, y a tenor de las impresiones de sus jugadoras, el Al-Qazeres va por el buen camino para conseguirlo.

«Tenemos mucho trabajo, pero vamos a crear buena química». Con un español muy fluido y desparpajo ante los medios de comunicación, así se expresó ayer la torre del Al-Qazeres, Dubravka Dacic, quien reforzó las impresiones que la pasada semana arrojaron Julie Forster y Miriam Forasté. En su presentación conjunta con Pamela Rosanio, la jugadora con doble nacionalidad croata e italiana se mostró convencida de poder aportar experiencia al equipo desde el poste bajo gracias a sus fundamentos técnicos, así como a sus tiros de media distancia y su capacidad de pase para facilitar a sus compañeras buenas posiciones de tiro.

Se da la circunstancia de que su contrato con el equipo cacereño es de renovación mensual, por lo que la 'center' tendrá que hacer gala de una regularidad manifiesta que cumpla las expectativas pretendidas para no ser cortada. El Al-Qazeres se reserva así un cartucho en una demarcación de vital importancia.

Por su parte, Pamela Rosanio, que se definió como una anotadora nata, aventuró que su rol no se limitará exclusivamente a eso, sino que también aportará más cosas en el juego colectivo de las de Jacinto Carbajal.

Con tan solo una semana de trabajo a sus espaldas, la primera oportunidad para ver in situ al nuevo Al-Qazeres será mañana miércoles (Serrano Macayo, 20.00 horas) frente al Zamarat de Liga Femenina en el Trofeo Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Mientras, el club extremeño continúa recabando apoyo social con su campaña de abonados.