Hoy

Sergio Pérez se está batiendo el cobre esta temporada. :: J. REY
Sergio Pérez se está batiendo el cobre esta temporada. :: J. REY

baloncesto

Sergio Pérez: «El vestuario era consciente del potencial del grupo»

  • El experimentado alero del Cáceres Basket, de 36 años, que está dando un óptimo nivel, mantiene que aún le queda más baloncesto

En el mundo del baloncesto federativo, Sergio Pérez Anagnostou (Madrid, 15 de septiembre de 1979) ya no necesita llevar su tarjeta de visita en el bolsillo. Con una amplísima trayectoria profesional a sus espaldas, el madrileño de ascendencia griega por parte materna llegó a Cáceres este verano para otorgar un poso de veteranía y experiencia a un vestuario eminentemente joven y recién ascendido a Leb Oro.

Lo que en un principio parecía una pieza complementaria destinada a dar buenos minutos en la rotación se ha convertido con el paso de los meses en una figura de vital importancia en los esquemas de Ñete Bohigas, quien aprovecha el carácter polifacético en pista de un jugador que a sus 36 años, y después de haber jugado en todas las categorías del baloncesto nacional, demuestra implicación con el proyecto verdinegro.

En su presentación dijo que llegaba a Cáceres con la ilusión de un juvenil y el paso de los meses así lo ratifica a tenor de su rendimiento.

Todo aquello que dije en la rueda de prensa lo sigo manteniendo hoy. Yo me encuentro muy bien, después de los meses de ajuste y de asentamiento en el equipo.

¿Qué tal ha ido su adaptación a la ciudad de Cáceres?

Estoy con la familia y con mis hijos y estamos increíblemente cómodos. La gente es sencilla y nos han recibido con los brazos abiertos. Solemos viajar por la provincia y estamos muy cómodos.

En lo puramente deportivo, acumula muchos minutos de cuatro en pista, y sobre todo en los entrenamientos. ¿No conlleva eso un poco más de carga física de lo que en principio era previsible?

El tema de las cargas físicas lo llevan muy bien medido Ñete y Mario. Me consta que intentan que ningún jugador sobrepase una serie de límites físicos y de momento lo están llevando francamente bien para que a final de temporada lleguemos todos en óptimas condiciones. De momento no tengo ningún problema físico.

¿Cómo vivió la crisis de resultados cuando parecía haber más confianza en el propio vestuario que fuera del equipo?

Pudo haber falsas esperanzas por la gran pretemporada que hicimos, en la que nos encontramos bien y ganamos a equipos muy fuertes. Todos deberíamos haber sido un poco más sensatos porque todavía estábamos en un período de ajuste y nuestro rendimiento no era real. Luego lo pagamos con seis derrotas, en partidos en los que la imagen no fue la que nos hubiese gustado. Pero sí es cierto que el vestuario era consciente del potencial que tenía el grupo y nos agarramos a eso. Dimos un paso adelante y conseguimos una fluidez en el juego para sumar todos. La confianza , obviamente, estaba ahí. Solo teníamos que trabajar con ella.

¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Hay más tranquilidad y menos presión que entonces?

Cuando uno tiene esa racha negativa trabaja día a día para conseguir unos resultados que no llegan. Dejando eso de lado y con paciencia, fuimos puliendo detalles hasta encontrar lo que nos faltaba. No es que hayamos dado un cambio sustancial, son pequeñas cosas que hemos conseguido pulir hasta encontrar el ritmo justo de juego y la confianza.

En el aspecto personal, ¿tenemos Sergio Pérez para rato, para jugar a alto nivel alguna temporada más?

Me encuentro bien y no tengo ningún tipo de lesión. Yo siempre he dicho que es un juego que me va a gustar siempre y va a ser mi cuerpo el que me diga cuándo tengo que dejarlo. Si el cuerpo me respeta, ya veremos cuánto tiempo puedo seguir jugando.

¿Esperaba a principios de temporada poder alcanzar este nivel?

Al final el cuerpo es un enigma, y cuando tienes la edad que tengo yo no sabes por dónde puede salir. Pero me están llevando bien en lo físico y confiaban en mis posibilidades y en lo que pudiese dar. Yo estoy aquí para cualquier cosa que necesite el equipo, ya sea para anotar, rebotear, defender o lo que me pidan. Espero mantener el buen nivel hasta final de temporada

Para el grupo, ¿qué significaría entrar en playoff esta temporada?

Sería un premio a un trabajo bien hecho. Somos un equipo recién ascendido y hemos tenido problemas a principios de temporada. A base de tesón, humildad y sacrificio hemos logrado salir del bache. No olvidamos que nuestro objetivo real y principal era no descender. A partir de ahí, todo lo bueno que venga será bienvenido.

El viernes llega Oviedo, rival con el que aparecieron los primeros fantasmas.

Para todos nosotros fue un punto de inflexión. Aquel partido nos llevó a una mala racha de resultados. No es que tengamos ánimo de venganza o revancha, únicamente hemos de corregir los errores de allí.