Hoy

Ante la lesión de Frutos, Mockford deberá asumir responsabilidades en el juego colectivo. :: A. Méndez
Ante la lesión de Frutos, Mockford deberá asumir responsabilidades en el juego colectivo. :: A. Méndez

BALONCESTO

Duelo de tendencias dulces y al alza

  • Las bajas seguras de Kasse y Frutos, así como la seria duda de Añaterve, merman las opciones de un Cáceres que prevé un partido muy físico ante Huesca

Entre los dos suman nueve partidos consecutivos contando sus encuentros por victorias. Huesca, con cinco, y Cáceres, con cuatro, vivirán hoy a partir de las 21.00 horas en el Palacio Municipal de los Deportes de la capital oscense un duelo de rachas a cara perro, y es que el momento dulce de alguno de los dos equipos se verá forzosamente cortado. Un envite entre dos de las escuadras de Leb Oro más en forma en las últimas semanas de competición.

Mucho ha cambiado todo desde que los extremeños lograsen imponerse al conjunto aragonés allá en la segunda jornada de liga. El propio entrenador del Cáceres, Ñete Bohigas, reconoce que su rival de hoy es un grupo que «ha crecido mucho» respecto al que se encontraron entonces.

También lo ha hecho el Cáceres, que ha tenido el temple suficiente como para sobreponerse a una dura prueba de fuego, con seis derrotas consecutivas que sembraron ciertas dudas, si no en el vestuario, donde siempre ha habido unidad y confianza, sí en otras esferas. Hoy, el Cáceres es un equipo que se ha reencontrado consigo mismo, hasta el punto de gozar de una privilegiada situación en la tabla, en puestos de playoffs y con un colchón de cuatro partidos respecto a la zona de descenso.

Pese al buen momento que viven los cacereños, la previa de este choque viene cargada con cierto gusto agridulce, y es que las lesiones complican a los verdinegros la opción de regresar a Extremadura con el jugoso botín de la victoria.

El pívot Mansour Kasse continúa recuperándose de su lesión en la muñeca izquierda, mientras que el base Álvaro Frutos, después de intentar forzar hasta el último momento, finalmente no viajó ayer con el equipo. «Sigue teniendo su espalda muy cargada y no hay forma de que pueda participar. Seguirá en Cáceres recibiendo tratamiento de fisioterapia», dijo de él Bohigas en la habitual comparecencia pública.

El que sí montó en el autobús fue Añaterve, aunque su inclusión en el equipo será estudiada hasta justo antes del partido de hoy, dependiendo de las sensaciones que tenga el jugador, quien carece de sensibilidad en los dedos de su mano derecha. No obstante, afortunadamente para los intereses del equipo cacereño, su lesión no es grave y en unos días sí podrá seguir la dinámica de sus compañeros con total normalidad.

Con esta situación, el técnico del Cáceres no se esconde al pedir a alguno de sus jugadores «un paso hacia adelante», como es el caso de Ben Mockford. Previsiblemente, el escolta británico cobrará protagonismo en varias facetas del juego y podrá ser el encargado de subir la bola debido a la política de presión de dos contra uno de Huesca para que no sean los bases los que lleven las riendas de la dirección. «La piedra filosofal de Huesca es la defensa, con dos bases de mucho nivel e intensidad. Es un equipo joven, grande, atlético y muy agresivo atrás, a imagen y semejanza de su entrenador Quim Costa».

En esta jornada, Guillermo Corrales tendrá, a priori, más protagonismo del habitual, aunque Ñete Bohigas también es consciente de que «es un jugador de ciclos cortos por su forma de entender el baloncesto». Por ello, el capitán Luis Parejo también tendrá la misión de oxigenar de forma puntual a José Antonio Marco en las lides de la dirección de juego.

A juicio del preparador cacereño, los oscenses tienen en la actualidad «muy buena dinámica de juego que hace cometer errores al rival, al que castigan con contraataques». Es por ello que prevé un duelo «de mucha exigencia física en el momento en el que tenemos menos jugadores para estar a ese nivel». Y se muestra sincero: «No sé hasta qué punto podremos aguantar».

Curiosamente, cuatro de las últimas cinco victorias de Huesca se han fraguado a domicilio. La última, este pasado domingo en una pista complicada como Pumarín, en Oviedo, donde el equipo de Quim Costa impuso su superioridad con solvencia.

Otra de las batallas se librará bajo tablas. En la primera vuelta, Jakstas y Selezas tuvieron un gran protagonismo en la victoria cacereña, tal y como así se reconoce desde el cuadro aragonés. Así, hombres interiores como Goran Huskic o Maldunas tendrán, a buen seguro, la lección bien aprendida para no otorgar facilidades a la pareja de lituanos del Cáceres. El también lituano Maldunas, a pesar de su juventud, ha sido uno de los hombres más determinantes de Huesca en la primera vuelta de campeonato gracias a su versatilidad para competir tanto debajo del aro como alejado de la canasta, por lo que es un hombre difícil de defender.