«Me he vuelto tímida con los años»

Lydia Bosch destaca el talento y la calidad de los guionistas de las series españolas. :: mediaset/
Lydia Bosch destaca el talento y la calidad de los guionistas de las series españolas. :: mediaset

Lydia Bosch interpreta a Lidia, una madre atormentada en 'La verdad', el nuevo 'thriller' de Telecinco. «En esta serie hay muy buenos ojos»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Aunque se considera una persona divertida «y muy payasa», Lydia Bosch (Barcelona, 1963) ha sido la reina del 'thriller' de la televisión española. Tras 'Motivos personales' o 'Sin identidad', la última muesca de su currículum se hizo esperar hasta el lunes pasado, cuando Telecinco decidió al fin estrenar 'La verdad' (esta noche, a partir de las 22.30 horas) dos años después de su rodaje en Santander. Aquí vuelve a interpretar a una madre atormentada tras la desaparición de su hija.

-Siendo madre, ¿le afectó más este guion?

-En esta serie, con todo lo que sucede, no creo que tenga importancia el hecho de ser madre. Para cualquier mujer es terrible ver los casos de desapariciones de niñas y violaciones. Pero es cierto que si eres madre lo personificas en tus hijos.

-¿Recurrió a esa sensación?

-Sí, los actores siempre recurrimos a emociones que hemos podido vivir o imaginar. Hay una secuencia, que no os puedo decir, en la que tuve que recurrir a la imagen de alguno de mis hijos.

-No es el único secreto que guarda.

-Hay un secreto muy grande en el matrimonio. Pero, verás, soy muy mala entrevistada en este aspecto, tengo miedo a que se me escape algo de la trama. Ni siquiera leo la contraportada de los libros que compro. Dejémoslo en que hace un descenso a los infiernos cuando se da cuenta de muchas cosas que están sucediendo.

-En 'Sin identidad' también era una mujer atormentada.

-¡Has visto! Con lo que me gusta reír a mí.

-Comparte muchas escenas con Elena Rivera.

-Elena es una chica muy fácil, agradable y generosa. Ella mira muy bien y cuando te encuentras unos ojos así para agarrarte a la hora de interpretar tienes medio trabajo hecho. En esta serie ha habido muy buenos ojos.

Ocho clavos en el peroné

-Por cierto, durante el rodaje se partió la pierna. ¿Qué tal se encuentra ahora?

-Ocurrió en la última media hora del último día de rodaje, prácticamente mi tren de vuelta estaba a punto de salir (risas). Teníamos todo ensayado, los empujones y las caídas, y nos había salido todo bien en las pruebas. Entonces quitamos las colchonetas de seguridad y me sentía muy fuerte, porque no me dolía nada, así que rodamos el plano general, pisé mal y noté una sensación rara en la pierna. Intenté continuar pero no podía, tuve que arrastrarme. Creo que el equipo tuvo que pensar que lo estaba haciendo estupendamente. He estado como un año recuperándome, con ocho clavos en el peroné, pero ya estoy bien.

-La ciudad de Santander fue un personaje más de la serie.

-La parte de la casa de la familia la hemos grabado en La Moraleja. He ido a Santander pero no he pasado tanto tiempo como mis compañeros, aunque ha sido una experiencia rodar en una ciudad tan maravillosa y preciosa. Lo bien que se come y esa tranquilidad de una playa en invierno.

-Lleva en esto desde 'Médico de familia', ha visto madurar la ficción española.

-Ha sido una evolución muy grande. De todas formas nunca he visto a la televisión como la hermana pequeña, en la época en la que se diferenciaba entre actor de cine y de televisión. Es admirable el talento y la calidad de los guionistas, no se les aplaude como se merecen. Su trabajo es bueno para todos nosotros.

-Nunca la hemos visto en comedia.

-Solo cuando me ofrecieron un monólogo en 'El club de la comedia'. Me entra dolor de barriga todavía al recordar los nervios que pasé antes de subir al escenario, pero me gustó la experiencia. En mi vida privada tengo mucho sentido del humor, soy muy payasa, pero con los años me he vuelto más tímida. Ahora estoy en ello, en recuperar el desparpajo. Yo lo que quiero son personajes con los que pueda vivir historias que no podría vivir en mi vida, también me gustaría hacer algo de teatro.

-¿Cómo lleva la espera cuando el teléfono no suena?

-Por mi forma de ser lo suelo llevar bien. Cuando te entra la neura siempre pienso en aquella máxima de que todas las cosas que te pasan en la vida suceden por algo, te hacen crecer y avanzar. Si hay un momento de sequía lo suelo aprovechar para cuidar otro tipo de cosas o para descansar.

-Parece que su hija Andrea va a seguir sus pasos.

-¡Qué voy a decir yo, todas las madres somos iguales al hablar de nuestros hijos! Estoy feliz de que pueda cumplir sus sueños, que se esté preparando como actriz y que lo compagine con la carrera de Publicidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos