«Mar es la luz en un tiempo oscuro»

Michelle Jenner durante el rodaje de la ficción. :: atresmedia/
Michelle Jenner durante el rodaje de la ficción. :: atresmedia

Michelle Jenner regresa a la Edad Media para protagonizar 'La Catedral del Mar' (Antena 3). «Desde el minuto uno, el espectador se olvidará de 'Isabel' al verme», dice la actriz tras su recordado papel como la reina católica

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Ha cambiado la corona por los harapos y el título de reina por la condición de plebeya. Michelle Jenner (Barcelona, 31 años), la recordada protagonista de 'Isabel' (TVE), ahora interpreta a Mar, una joven huérfana, en 'La Catedral del Mar', la ambiciosa serie que Antena 3 estrena esta noche (a partir de las 22.30 horas) y que está basada en el best-seller homónimo de Ildefonso Falcones que recrea la construcción de la basílica barcelonesa de Santa María del Mar, a comienzos del siglo XIV.

- De reina a plebeya.

- Ha sido un gran cambio pero lo que me gusta de mi trabajo es poder hacer cosas distintas. Esto también es época pero en otra esfera, la de una niña pobre, huérfana y que tiene la suerte de encontrarse con alguien como Arnau (Aitor Luna), que la acoge como si fuese su hija. La defino como un personaje de luz que vive en un tiempo muy oscuro. Desde el minuto uno, el espectador se olvidará de 'Isabel' al verme.

«Veo las piedras de la catedral y me imagino cómo las tuvieron que cargar una a una»

- ¿Había leído la novela?

- Sí, hace años, y justo antes de empezar el rodaje la releí. Creo que es muy fiel al libro. En cuanto a mi personaje, recuerdo lo que me hizo sentir por primera vez, cómo me la imaginaba, lo que ella sentía por dentro. Luego trabajamos esas sensaciones con Jordi Frades (el director) para llevar a Mar a la pantalla.

- ¿La serie es tan explícita?

- Hay escenas que no se han rodado de forma muy explícita, como las violaciones, porque tampoco es necesario, pero se sigue viendo de manera muy dura.

- A las ficciones medievales se les critica la falta de suciedad.

- Precisamente esta es una serie sucia. Eso lo hablamos desde el principio del rodaje, lo arriesgado que era no mostrar a todos los personajes limpitos desde el principio. A mí me parece perfecto.

- ¿Qué le llama la atención de aquella época?

- Era una época terrible, sobre todo para la mujer, a la que se trataba como al ganado. Mar lo pasa muy mal; pasa por una serie de situaciones muy duras, pero acaba convirtiéndose en una mujer luchadora, consciente de lo que quiere y a quién quiere.

- Ahora, cuando pasa por delante de la basílica, ¿la ve distinta?

- Estaba acostumbrada a pasear por allí con mis padres de pequeña. Siempre me parecía bonita pero no la veía más allá de eso. Ahora veo las piedras y me imagino como las tuvieron que cargar a la espalda, una a una, y me parece más especial si cabe.

- ¿En la ficción española también hay diferencias salariales?

- Sé que pasa, pero evidentemente no conozco lo que cobran mis compañeros. Yo intento luchar por lo mío a nivel personal y hasta un punto que considero ético: cobrar lo mismo que un compañero que trabaje lo mismo que yo, que tenga las mismas líneas.

- ¿Se ha planteado dar el salto al extranjero?

- No es mi meta ni mi objetivo, creo que hay que ser muy valiente para hacer las maletas y largarse, cambiar toda tu vida. Tendría que haber un proyecto concreto para que me lo pensara.

- ¿Y cuál es su meta?

- Poder seguir trabajando en esto, que es lo que me chifla y me hace feliz. También vivir del doblaje, que es algo que me encanta y me viene de familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos