Un 'reality' llamado moción

Todas las televisiones del país apostaron al máximo por dar cobertura informativa a la moción de censura que culminó con el cambio de Gobierno./
Todas las televisiones del país apostaron al máximo por dar cobertura informativa a la moción de censura que culminó con el cambio de Gobierno.

Las cadenas se volvieron a volcar con la actualidad política, que ha convertido a Pedro Sánchez en nuevo presidente. La Sexta gana la partida del 'share' frente a TVE. 'Al rojo vivo' bate su récord de audiencia en lo que va de año

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

El truco más antiguo al que siempre recurren los guionistas para captar la atención del espectador es la sorpresa. Puede ser una muerte inesperada, un despertar del coma o una batalla ganada en el último minuto. Este es el principal ingrediente que ha tenido la moción de censura presentada la semana pasada por el PSOE en el Congreso y que ha llevado a Pedro Sánchez, un político que tuvo que dimitir como diputado en octubre de 2016, a sustituir como presidente a Mariano Rajoy, que se sentía confiado después de sacar adelante los presupuestos. De haber ocurrido en una serie, se hubiera tildado a la trama de exagerada. Si a esto se le suma que las cadenas han retransmitido todo en directo, como si fuera un 'reality', el resultado es una audiencia millonaria.

Como en otras ocasiones, La Sexta ha sido el canal que mejor ha sabido aprovechar la actualidad. Con Antonio García Ferreras, Ana Pastor y un equipo de reporteros que el jueves trabajó durante 14 horas seguidas, la cadena de Atresmedia ha vuelto a ocupar el espacio que antaño le correspondía a la televisión pública. El especial 'Al rojo vivo: Objetivo presidencia', que se emitió ese día a partir de las 21.30 horas -justo antes de que el entonces presidente Rajoy saliera del restaurante donde había permanecido encerrado ocho horas- congregó a 2.577.000 espectadores y un 14,9% de 'share' (400.000 seguidores y 2,6 puntos más que la semana anterior en la misma franja). La edición habitual del programa, por la mañana, batió su récord de audiencia de lo que llevamos de año: 15,7% de cuota de pantalla y 1.036.000 espectadores.

Telecinco y Antena 3 también han dedicado más tiempo de lo habitual al Parlamento. En la primera de ellas, Ana Rosa Quintana decidió el jueves alargar el programa hasta la hora del informativo, logrando 786.000 espectadores y un 8,2 % de 'share', es decir, 230.000 más que la semana anterior. Mientras que Susanna Griso hizo lo propio, aunque perdió 90.000 espectadores (421.000 y 8,7%), ya que muchos se trasladaron a su cadena hermana, La Sexta. Suerte similar corrió 'Las mañanas de Cuatro', ya desahuciadas de la parrilla del segundo canal de Mediaset, que ha anunciado su cancelación antes de que arranque el Mundial de Rusia, el próximo 14 de junio. El matinal de Javier Ruiz se plantó en un discreto 2,3% de cuota de pantalla con 241.000 espectadores.

Otro 'viernes negro'

Mientras tanto, TVE volvió a interpretar el papel de segundona. A diferencia de otras ocasiones, los directivos de la cadena decidieron el jueves sustituir 'La Mañana' de María Casado por un especial en directo desde el Congreso. Pero se quedó lejos del liderato con 254.000 espectadores y un 8,9% de 'share'. Esa misma noche, intentaron ganar terreno a La Sexta en el feudo del 'prime time', con un pobre resultado de 6,3% de cuota de pantalla y 1.047.000 espectadores.

Además, ayer los pasillos de Torrespaña, Prado del Rey y Sant Cugat del Vallés volvieron a teñirse de negro, el color que los trabajadores han elegido para protestar por la falta de acuerdo de los partidos políticos por renovar a su Consejo de Administración y su presidente, José Antonio Sánchez, cuyo mandato finaliza el próximo 22 de junio. Ayer, muchos de ellos, formaron una cadena humana en sus redacciones portando flechas en las manos que apuntaban hacia la puerta de salida. Queda saber si para Pedro Sánchez la televisión pública será una de las prioridades de su mandato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos