«No hay nada peor que alguien cargado de razón»

Gonzalo de Castro se crió en Carabanchel con un padre autoritario, lo que le ha servido de inspiración para su personaje en 'Matar al padre'./
Gonzalo de Castro se crió en Carabanchel con un padre autoritario, lo que le ha servido de inspiración para su personaje en 'Matar al padre'.

Gonzalo de Castro regresa a TV con la miniserie 'Matar al padre' (Movistar+)

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Amenudo los hijos se nos parecen», cantaba Joan Manuel Serrat. Para Jacobo Vidal, el padre que interpreta Gonzalo de Castro (Madrid, 1963) en la nueva miniserie de cuatro capítulos de Movistar+, 'Matar al padre' (ya disponible bajo demanda para sus abonados), esa estrofa es un dogma. Neurótico y obsesivo con la educación de sus hijos «es un hombre estupendo, pero dinamita a su familia», reconoce el actor, que regresa a la televisión después de 'Doctor Mateo' (Antena 3) y '7 vidas' (Telecinco).

- A los hombres siempre nos han dicho cómo debemos comportarnos.

- Sí, creo que sí, Jacobo Vidal es un señor que ha sido víctima de eso. Si pensamos en Jacobo como un señor de los años 70 u 80, como lo era mi padre, en las posibilidades que tuvieron en la vida y en lo que eligieron o no eligieron, el resultado son hombres que tienen una invalidez emocional, que no tienen herramientas para gestionar las emociones. Ni saben pedir perdón ni dar un abrazo, pero porque la vida les ha privado de ello.

- Y eso lo heredan los hijos.

- Eso es lo que enseñas a tu familia. Jacobo tiene buenas intenciones pero está absolutamente equivocado. Su problema es que él eso no lo sabe ni lo reconoce, siempre cree tener razón y no hay nada peor que una persona cargada de razón, imagínate que horror. Pese a todo es un tipo tierno, un hombre estupendo, pero dinamita a la familia porque tuvo un padre atroz.

- ¿El espectador se puede sentir identificado?

- Claro, por eso es una serie pequeñita, local, pero que narra un mecanismo de relojería que todos llevamos dentro: la familia. Cuando Mar (Coll) me mostró el primer guion me quedé fascinado porque estaba muy bien escrito, perfectamente afinado. Es una serie muy femenina, en la que mujeres escriben lo que es un padre, lo que es un hombre, y eso se nota en la factura.

Recuerdos de familia

- ¿Se acordó de su padre?

- No me tuve que ir muy lejos para buscar el andamiaje de Jacobo Vidal. Yo me críe en un barrio, en Carabanchel, aquí hablamos de un barrio humilde de Barcelona, con un padre autoritario como podría ser el mío, o mi tío Fernando. Ellos fueron así y recordé sus frases, solo tuve que colocarlas.

- Cada capítulo se ambienta en una década distinta, ¿cómo lo gestionó?

- Son 16 años en total. Lo importante es tener el arco del personaje bien trabajado. La clave es leer mucho el guion, tenerlo muy claro y hablar mucho con la directora. Mis deberes los hice porque, aunque rodamos linealmente, había que tener claro el raccord emocional al cambiar de un capítulo a otro.

- ¿Cómo encaja esta serie en una televisión tan inflada de ficción?

- Solo pido que la gente tenga curiosidad. Hoy en día si las series no te dan arroz, azúcar o cosas de comer parece que no enganchan. Llámalo coches voladores, balas o flechas. Esta serie no tiene nada que ver con eso, es la historia de todas las familias, cuenta una cosa muy universal: el fracaso de personas que creían que la vida era otra cosa. No quiero decir que sea una serie 'gourmet', porque eso me parece una gilipollez, pero hace falta darle una oportunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos