Hulu pide su trozo de tarta

Elenco de 'El cuento de la criada' (Hulu) en los Emmy. :: reuters

No solo de Amazon y Netflix vive el 'streaming'. La plataforma que creó 'El cuento de la criada', la serie triunfadora en los Emmy, plantea otro modelo para el espectador

MIKEL LABASTIDA

Con permiso de las mujeres, que acapararon gran parte de los galardones, la gran protagonista de los últimos premios Emmy fue Hulu, una de las plataformas de 'streaming' más populares en Estados Unidos, pero que en España es una auténtica desconocida. 'El cuento de la criada' acaparó el mayor número de distinciones en la categoría de mejor serie dramática. Intérpretes como Elisabeth Moss o Joseph Fiennes se embarcaron en la adaptación televisiva de la novela de Margaret Atwood impulsada por una empresa que se dedica a proporcionar por internet películas y series de producción ajena y con poca experiencia en contenidos propios. Pero este año ha dado el campanazo.

En una época en la que el consumo de series es tan alto Hulu -que comenzó a funcionar en 2008- ha decidido robarle un trozo de tarta a otras competidoras más populares como Amazon o Netflix. «Su naturaleza es un poco distinta porque nació como una plataforma de vídeo bajo demanda avalada por cadenas tradicionales, grandes conglomerados estadounidenses. Su misión era alojar los contenidos que emitían y producían otros canales», relata Elena Neira, experta en marketing on line, redes sociales y tecnología y autora del libro 'La otra pantalla'. Ella es consciente del buen momento de Hulu, pero recuerda que no ha vivido una travesía fácil.

«Durante años fue muy poco rentable, por lo que sus dueños estuvieron a punto de venderla, pero no les daban el dinero que pedían. Así que la potenciaron. Es una de las pocas plataformas de vídeo bajo demanda con un modelo basado en la publicidad. Lo normal es que estos servicios, como Netflix, HBO o Amazon, sean de suscripción al 100%. Pero Hulu ofrece la posibilidad de ver sus contenidos con inserciones de publicidad -targetizada, es decir, que se sirve en función del programa y del tipo de audiencia- o bien contratar una versión más cara, libre de anuncios», explica.

Hasta hace poco el 'catch-up', o lo que es lo mismo, la posibilidad de tener disponibles programas de televisión durante un periodo después de su emisión original, era la gran baza de esta firma americana. Pero en 2012 inició la producción de contenidos inéditos y se lanzó a la ficción con 'Battleground', una serie sobre un equipo que trabaja en la campaña política de un candidato al Senado de Estados Unidos. Netflix empezó a producir títulos originales prácticamente a la vez, debutó con 'House of cards', y no tardó en lograr éxitos. A la primera le ha costado más. También es verdad que la inversión de Netflix ha sido mayor y en los últimos años ha dedicado gran parte de su presupuesto a este fin, estrenando un número notable de propuestas, lo que le ha permitido penetrar en mercados internacionales.

La expansión de Hulu va más lenta. En su catálogo hallamos productos como 'Citizen', 'Casual' o '11.22.63', pero ninguno ha conseguido la repercusión de 'El cuento de la criada'. Los Emmy le han otorgado una promoción estupenda. «Creo que Hulu ha logrado una victoria simbólica, en el sentido de que ha pasado el umbral de lo que se considera la aceptación dentro de la industria, como fue en su momento la victoria de 'Los Soprano' para HBO y el cable premium, y de 'Mad Men' para AMC y el cable básico. Pero no hay que olvidar que Hulu ha sido el mecanismo con el que las 'majors' norteamericanas entraron en el mundo de las plataformas de 'streaming' (ahora es propiedad de NBC Universal, Fox, Disney-ABC), por lo que se entiende que es una fuerza menos disruptiva que Netflix. Por eso no me parece tan revolucionario como algunos lo pintan», indica Conchi Cascajosa, profesora de la Universidad Carlos III y autora del libro 'La cultura de las series'.

Un buen momento

«La partida de las plataformas de 'streaming' sólo empieza a jugarse ahora de verdad, y el catálogo va a seguir siendo más importante que una o dos series aisladas. Y ahí, por muy interesante que pueda ser la apuesta de Hulu, continúa estando muy por detrás en gasto en producción original que Netflix y Amazon (2.500 millones frente a 6.000 y 4.500 millones de las otras)», matiza.

«La victoria de Hulu demuestra que el escenario admite más actores. Es difícil pensar que esta plataforma vaya a aterrizar en España, porque gran parte de su contenido está repartido en otras empresas -'El cuento de la criada' se vio en nuestro país a través de HBO-, pero sí está claro que vive un buen momento, saca músculo y busca la manera de expandirse. Así como Netflix se dirige a milennials, Hulu ofrece una programación más adulta, con programas de debates políticos, deportes, shows de cocina, y temporadas completas de clásicos como 'Seinfeld' o 'Las chicas de oro'. Por ahí puede distinguirse», añade Neira.

Fotos

Vídeos