«Era hora de cambiar de registro»

«Era hora de cambiar de registro»

Jesús Castro sustituye el chándal por el traje de chaqueta en 'Secretos de Estado', la nueva serie de Telecinco. «No me gusta ser el centro de todas las miradas, soy un chico normal»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Jesús Castro (Vejer de la Frontera, Cádiz, 1993) ha cambiado por fin el chándal deportivo de narcotraficante que le ha caracterizado en otros papeles como la serie 'Perdóname Señor' o la película 'El Niño' por el traje de chaqueta. Lo hará en el nuevo 'thriller' político que ya prepara Telecinco, 'Secretos de Estado', en el que interpreta al jefe de seguridad del presidente del Gobierno de España, y que tiene como objetivo revelar los entresijos de La Moncloa, lo que nunca se ve en los informativos. «Se van a ver muchos trapicheos».

- Ahora lleva traje de chaqueta.

- Mi personaje se llama Andrés Rivera, es el jefe de seguridad del presidente del Gobierno y se encarga de la logística, del transporte del señor presidente y de su gente allegada. Es el hombre de confianza de la gente de la Moncloa.

«El físico ayuda, pero los guapos están en la pasarela Cibeles, así que voy a seguir trabajando»

- Un cambio de registro.

- ¡Creo que ya era hora!

- Se ha reformado por fin.

- No tanto, de cara a la galería solo (risas). No, es broma, he disfrutado mucho porque era otro tipo de personaje, ahora ya no voy con un chándal deportivo, me notaba hasta un poco raro. Hemos dado otro pasito que no se había visto en mi carrera.

- ¿De qué lado se van a ver más trapicheos?

- No te lo puedo decir, pero se van a ver muchos. En cuanto a escenas de acción, me vais a ver en menos de las que me gustaría, porque normalmente estoy muy activo en las series. Esta es un poco más política, más tranquilita.

- En España no ha habido muchas series de trama política.

- Me he preguntado muchas veces eso. Es una temática que no se ha tocado mucho, no recuerdo una ficción española que hable de la política por dentro, los favores entre gente poderosa. Creo que al espectador le va a gustar mucho.

- ¿Cómo trata la política esta serie?

- Por mucho que enseñemos en esta serie, la realidad la supera. No tiene nada que ver con lo que se cuece en la realidad. Ni siquiera los actores son reconocibles ni representan a ningún partido real. Aquí el presidente es más guapete. Hay mucha trama política, es lo principal, pero a partir de ahí el guion se abre a más temas.

- ¿Ha tenido algún referente?

- En mi caso he estudiado algo de protocolo, cosas como a qué distancia se sitúan los guardaespaldas en la vida real para proteger a alguien. También me vi 'El Guardaespaldas', que es la referencia mítica de este gremio.

- Ahora lleva su carrera por la televisión más que por el cine, ¿es intencionado?

- Estoy cómodo y tengo muchas ganas de seguir aprendiendo. Creo que estoy en el sitio donde tengo que estar. Si me lo dices hace cinco años no me lo creo, pensaba que me iba a quedar en Vejer. La tele te curte mucho porque el rodaje es más frenético que el cine, hay más presión y tienes que ser más resolutivo, no se dispone de tiempo y eso te curte.

- Muchos de sus compañeros han dado el salto a Netflix.

- Sí me gustaría, pero no tengo ningún tipo de prisa, acabo de empezar en esto. Es como si empiezas a construir una casa por el techo, no puedo pretender irme a Hollywood si estoy empezando. Primero porque aquí estoy muy bien con los míos y segundo que no me falta trabajo. Estoy donde quiero.

- ¿Qué es lo que peor lleva?

- Limitarme tanto a nivel social. Cuando eres un chaval normal que te gusta estar en una terraza sentado o en el parque con un amigo me siento raro. Soy un chico normal, siempre he sido muy mío y no me gusta ser el centro de todas las miradas.. Y mira dónde me he metido.

- Su físico, ¿cree que le frena o le ayuda?

- Es una casilla, si das bien en cámara eso suma, pero también arrastras que eres guapo todo el rato, como si solo por eso estás ahí. Yo pienso que los guapos están en la pasarela Cibeles, así que voy a seguir trabajando como siempre.

El hijo de la Pili

- ¿Le cuesta exponerse a la fama?

- Me sigue costando porque yo no vengo de ahí, soy de una familia humilde, de pueblo. Además nunca he sido muy de hablar, de contar cosas, y de un día para otro me he visto en una situación totalmente diferente. Tienes que medir cada cosa que dices porque están deseando malinterpretarlo.

- ¿Se aprende a superar eso?

- Cada vez me gusta menos, pero no me voy a sentir cómodo nunca. Antes sudaba la gota gorda en un 'photocall' ante 80 medios y ahora ya no tanto. Yo soy el hijo de Pili y el hermano de David.

- ¿Si pudiera volver atrás, haría 'El Niño'?

- Sin lugar a dudas. Cuando pongo en una balanza todo, lo bueno y lo malo, esta profesión me ha dado mucho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos