'Asturias, patria querida' en 'La voz Australia' para ayudar a su abuela a recuperar la memoria

Oskar Proy durante la actuación. / YouTube

El joven australiano Oskar Proy dedica a su abuela asturiana el himno

PACHÉ MERAYOGijón

Emocionó porque le puso sentimiento y triunfó porque detrás de su canción, de su 'Asturias, patria querida' hay una historia de amor. Por una tierra, sí, pero sobre todo por la persona que un día le habló de ella, su abuela. Su «nana», que emigró décadas atrás a Sidney. Oskar Proy, el joven cantante de Melbourne que la noche del domingo convertía el popular himno de esta geografía en un torrente imparable por las redes sociales al traspasar con él la puerta de 'La voz Australia' y superar las audiciones a ciegas, no cantó el universal tema de autor desconocido solo por conquistar al jurado del programa.

Lo hizo, y así lo explicó, como un intento desesperado de que su abuela paterna, «que ya no nos reconoce, que ya no reconoce a nadie», sintiera en sus notas y en la letra los recuerdos que se le han escapado. Contó Oskar Proy, que se define a sí mismo como un compositor que «regularmente canta en los mercados de los agricultores y toca en bodas, fiestas y eventos para recaudar fondos», que fue su padre quien le pidió que aprendiera a cantar en español el 'Asturias, patria querida'.

Dicen que la mente recupera emociones perdidas a través de la música, que los enfermos de alzhéimer o demencia olvidan caras, historias y calles, pero a veces se quedan con las canciones. Y con esa creencia se pusieron a trabajar. No se sabe si han conseguido que la 'nana' imaginara los verdes de esta tierra al escucharle, pero sí que su historia cautivó a los jurados, los 'coaches' de 'La voz', en su versión australiana. De los cuatro, uno, Joe Jonas, se volvió casi al poco de entonar las primera frase musical. Solo veinte segundos después de que comenzara la actuación. Un poco más tarde, pero ya absolutamente subyugada, le dio al botón rojo la bella cantante y pianista Delta Goodrem.

Y con ellos dos mirando frente a frente al escenario, el joven cantante ya no paró de sonreír. Kelly Rowland y Boy George, los otros dos jurados del concurso, se mantuvieron cara al público, mientras este se ponía en pie. Y es que Oskar Proy, acompañado únicamente de una guitarra española y de las estrofas, no todas, del 'Asturias, patria querida' (se dejó algunas partes del tema por el camino), conquistó a todos, antes, incluso, de explicar qué le había llevado hasta allí.

«Realmente tengo muchísima suerte de estar rodeado por mi hermosa familia y amigos que siempre han estado ahí para ayudarme. Sin ellos nunca habría soñado con lograr algo como esto», escribía en su perfil de Facebook, donde llevaba días calentando motores. Pidiendo a sus seguidores que conectaran el canal 9, que emite el programa, sin dar una sola pista de lo que iban a escuchar. Ahora que todo el mundo lo sabe, lo que se podía leer ayer en las redes sociales eran mensajes de celebración y ánimo para que su abuela pudiera recuperarse. Él, feliz, agradecía «esta aventura tan loca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos