Hoy

Fallece a los 84 años Elena Santonja, presentadora de 'Con las manos en la masa'

directo

Santonja, durante la grabación de 'Con las manos en la masa'.

  • Además del famoso programa de cocina en la cadena pública, Santonja participó en 'El verdugo' de Luis García Berlanga y 'Crimen de doble filo' de José Luis Borau

Elena Santonja, la recordada presentadora de 'Con las manos en la masa', ha fallecido esta madrugada en Madrid a los 84 años, según ha confirmado la Academia de Cine. Además del famoso programa de cocina en la cadena pública, Santonja participó en 'El verdugo' de Luis García Berlanga y 'Crimen de doble filo' de José Luis Borau, además de trabajar en el teatro a las órdenes de directores como Adolfo Marsillach.

La popularidad de la presentadora, que se desempeñó también como pintora durante los últimos años de su vida, llegó con el programa de televisión 'Con las manos en la masa' en los años 80. En su espacio dedicado a la cocina, Santonja recibía a personajes famosos del mundo del cine, el teatro, la televisión, el circo o los toros que acudían a cocinar con la presentadora, como una suerte de precursor del espacio 'Mi casa es la tuya' con el que triunfa ahora Bertín Osborne.

Santonja, bisnieta del pintor Eduado Rosales y casada con el director de cine Jaime de Armiñán, llevó hasta su cocina a personajes como los escritores Gonzalo Torrente Ballester y Rosa Chacel o los actores Fernando Fernán Gómez y Amparo Rivelles.

Ocho años en antena

Santonja comenzó su andadura en la cadena de televisión pública en los años 60, como presentadora de 'Entre nosotras', un programa sobre mujeres que dirigía su marido. El programa 'Con las manos en la masa' llegaría en 1983 y se mantuvo en antena durante ocho años en los que cambió el formato e incluso el nombre ('En la cocina de Elena: con las manos en la masa'). Santonja ejercía como presentadora y guionista del espacio, que dirigía Álvaro Lion-Depetre. Cuando TVE decidió poner fin a la emisión del programa, Santonja y Depetre acudieron a los tribunales, pero no les dieron la razón.