Hoy

Rosa: «Tras mi paso por Operación Triunfo necesité ayuda de psicólogos»

Rosa: «Tras mi paso por Operación Triunfo necesité ayuda de psicólogos»
  • Este domingo (22:05 horas) arranca en La 1 el primero de los especiales de «OT: El reencuentro». Hablamos con Rosa López, la ganadora de la primera edición

Este domingo (22:05 horas) arranca en La 1 el primero de los especiales de «OT: El reencuentro». Hablamos con Rosa López, la ganadora de la primera edición, de este talent show que marcó un antes y un después en la televisión

Conocida para muchos como Rosa de España, a ella simplemente le gusta ser recordada como Rosa. Tuvo hace ahora quince años la oportunidad de demostrar la grandeza de su voz y la de su calidad humana. Aunque fue la ganadora de aquella primera edición de «OT» y la granadina no se cree más que nadie y continúa siendo la chica grande en su aspecto físico; pero tierna y dulce como una niña.

-¿Qué sintió cuando le propusieron este reencuentro?

-No lo puedo explicar con palabras. Cuando me hablaron del proyecto el corazón me dio un vuelco. Todos y cada uno de los 16 convocados no damos crédito a que la vida nos dé la oportunidad para agradecer a la gente. Nosotros fuimos al programa a tratar de hacer realidad un sueño, pero somos lo que somos gracias a ellos.

-¿Y en este momento antes del estreno de «OT: el reencuentro»?

-Tengo unas ganas locas que llegue el 31 para vivir y sentir ese concierto en directo en el Palau Sant Jordi. Todos sentimos cosas parecidas hace 15 años, lo que sucede es que ahora nos las tomamos con más tranquilidad; pero los nervios siguen ahí. Al público siempre nos lo tomamos en serio en aquel momento; sino también ahora. Lo nuestro ha sido un crecimiento personal y artístico pero con la gente. La noticia no es que nos juntamos; sino más bien lo que la gente hizo con nosotros. La primera OT es irrepetible.

-En este tiempo ¿No se os había ocurrido juntaros?

-Nos moríamos por hacerlo, pero nadie había tenido los santos bemoles para hacerlo. Lo que ha hecho Tinet Rubira ha sido un gran esfuerzo para un solo concierto y para que esto ocurra. Aquí por encima de todo no tiene nada que ver el dinero ni el producto. El concierto nos va a permitir vivir con la gente de manera diferente. Lo hemos vivido juntos incluso con la prensa y nos hemos visto crecer mutuamente.

-¿Ha habido lucha de egos?

-Cada uno venimos de mundos musicales diferentes. Todos y cada uno amamos nuestra profesión y en mi caso me da igual estar en el número uno, en el número tres o en el veinte ya que lo que yo quiero es disfrutar con la música. Junto a mis compañeros viví un sueño del que no quiero despertar

- ¿Cómo ha sido ese momento de volver a ver imágenes de hace 15 años?

-Hasta el momento de hacer los programas no había tenido la fuerza suficiente de ver imágenes de aquellos años. Fue muy fuerte. No quiero que la gente crea que me he quedado en el pasado. Os confieso que ese retroceso en el tiempo hace que vuelva la Rosa de antes y lo único que siento es un agradecimiento brutal a la gente porque lo vivido fue gracias a todos aquellos que nos siguieron.

-¿Qué queda de aquella Rosa?

-Vas creciendo, pero la esencia es la misma. Son solo 15 años y no ha podido haber muchos cambios. Me han pasado muchas cosas y he tenido que aprender y desaprender a toda velocidad para ponerme al nivel que debe tener un artista.

-De la nada al éxito, ¿cómo gestionó el éxito?

-Cada uno lo vivió de una manera. Si le hablo desde mi perspectiva me da mucha rabia haber sufrido tanto por cosas que me estaban ocurriendo en la vida y que eran maravillosas. Desde aquí animo a la gente a que de importancia a lo que de verdad importa en la vida y para aquellos que tenga la autoestima baja, que lean y hagan deporte, en mi caso ha sido el complemento perfecto para los valores que me inculcaron mis padres.

-¿Es cierto que necesitó un psicólogo?

-Por supuesto yo y todos. Tras mi paso por OT necesite la ayuda de psicólogos.

-Durante la grabación de los especiales, ¿ha descubierto secretillos de sus compañeros?

-Cada vez nos conocemos más y también nos queremos más. Somos una piña y nos queremos con nuestros defectos y nuestras virtudes.

-En alguna ocasión, usted ha confesado que le hubiera gustado quedarse a vivir en la academia...

-Allí era feliz. Estaba dedicada de lleno a cultivarme, tener hábitos saludables no sólo para mi voz; sino también para mejorar mi salud y también mi cultura. Ahora lo hago, la diferencia es que tengo que coger el coche. Me hubiera quedado a vivir allí.

Más información en ABC.es