Hoy

«El secreto para no envejecer es pasar por La 2»

Juanra Bonet se define como un niño grande. :: atresmedia
Juanra Bonet se define como un niño grande. :: atresmedia
  • Juanra Bonet celebra hoy la final del especial de campeones de '¡Boom!'

  • (Antena 3). El presentador se confiesa en plena forma: «Como llevo diez años con la crisis de los 30, la de los 40 no ha sido nada»

Empezó como mascota en un parque de atracciones y se ha convertido en uno de los presentadores de moda. Juanra Bonet (Barcelona, 1974) es el maestro de ceremonias de '¡Boom!', el concurso diario de Antena 3 que esta semana celebra su segundo aniversario con el especial de campeones, del que hoy saldrá un ganador. El programa ostenta el récord de ser el formato que ha repartido el bote más grande de la historia de la televisión. Aunque el catalán se quita mérito: «Dentro de dos o tres años y si el euro sigue bajando, esta marca se batirá. ¡Estamos muy contentos por los chicos que se lo llevaron! Fue super-emocionante». En total, se embolsaron 2,3 millones de euros.

¿Cuál ha sido el momento más emotivo en estos dos años?

Es fácil, el día en el que los Rockcampers se llevaron el bote. ¡No puedo ser muy original ahí! No me lo puedo permitir ni por contrato. ¡Aunque cuando yo estaba dando el dinero, estaba más pendiente de los tiros de cámara, de que se viera todo bien y fuera un momento emotivo, sin llegar a ser pasteloso, que del concepto récord!

Incluso el rey de los concursos, Jordi Hurtado, ha querido fotografiarse con usted.

¡Joder! Ese momento fue muy chulo, coincidimos en unos premios Ondas y me hizo mucha ilusión. Es uno de los profesionales más regulares que existen. Nunca le ves cansado; bueno, igual su madre se lo nota, pero el resto no. Es muy pedagógico y empático. ¡El mejor de los mejores!

Tanto usted como él parecen inmortales, no cambian de aspecto con la edad. ¿El secreto es el pan tumaca catalán?

(Carcajadas) ¡El secreto es pasar por La 2! De hecho, a (Eduard) Punset yo no lo he visto envejecer. Está igual desde que hizo 'Redes'. Ni siquiera se ha puesto implantes en el pelo y eso que se llevan mucho ahora. No sé qué hostias tiene La 2...

Entonces, la crisis de los 42 no la ha padecido, ¿no?

Hombre, como llevo diez años con la crisis de los 30, la de los 40 no ha sido nada. A los 30 dije: 'Bua, ya no soy joven'.

¿Cómo se pasa de ser la mascota de un parque de atracciones a uno de los presentadores del momento?

Con suerte, constancia y más suerte. Lamentablemente, la suerte es imprescindible, hasta para el lugar en el que naces. Aunque yo también me lo he trabajado cada día muchísimo. Sí que es verdad que cuanto más trabajas y mejor, compras más boletos. Porque me pilla 'Boom', 'Caiga quien caiga' o 'Lo sabe, no lo sabe' en un momento en el que no tengo la experiencia suficiente y me pego el hostión. Entonces es suerte y que te pille caliente.

La primera vez

Uno de sus jefes le riñó porque estaba madurando. ¿Tiene el síndrome de Peter Pan?

Eso fue en la segunda temporada de 'Lo sabe, no lo sabe' (Cuatro). Me llamó Ángel, el productor, y me dijo: 'Oye, que he estado viendo vídeos de los primeros programas y has madurado. ¡A mí no me madures! ¡Eh? ¡No me jodas!'. Yo les divertía porque era un Peter Pan. Y yo le contesté: 'Pues nada, ¡habla tú con mi psicólogo! Ja, ja. Mi rol ahí era ese y yo había vuelto de vacaciones más tranquilo y había cambiado el chip. Pero no, ¡tenía que seguir siendo un puto crío!

¿Cuál es la receta para seguir siendo un niño?

¿Para desmadurar? Es un concepto muy complejo, más que ser un inmaduro, porque eso significa que has hecho muchas cosas, pero tiene que parecer que no. El truco es no perder la ilusión, recordar ese primer día en el que empezaste a hacer lo que te gustaba: el primer día que yo subí a un escenario con 12 o 13 años y esas mariposillas del estómago al pensar que esa es tu vocación.

Se define como un «cobarde» y «ultraperfeccionista». ¿Y cuál es su mayor virtud?

Soy constante, no me rindo y soy muuuy pesado. ¡Lo peleo todo hasta el último minuto!