Ventura y Cartagena cortan tres orejas cada uno en el fin de feria de Córdoba

EFE CÓRDOBA.

Los rejoneadores Andy Cartagena y Diego Ventura salieron ayer a hombros por la puerta grande del Coso de Los Califas de Córdoba tras conseguir seis orejas, tres por coleta, en una tarde donde Lea Vicens se fue de vacío.

Ventura en estado puro. Tarde de éxito de nuevo en la última sesión del ciclo de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba con dos rejoneadores a hombros, Cartagena y Ventura, que se repartieron seis orejas en una sesión donde Vicens se topó con el peor lote y en la que se fue de vacío.

FICHA DEL FESTEJO

Toros
Seis toros de Fermín Bohórquez, bien presentados, en general justos de fuerzas, sosos y de juego desigual. Destacó el quinto.
Rejoneadores. Andy Cartagena
rejón (oreja); y pinchazo y rejón bajo (dos orejas). Diego Ventura: pinchazo y medio rejón trasero (oreja); y pinchazo y rejón (dos orejas). Lea Vicens: pinchazo y rejón trasero (ovación); y pinchazo (ovación).
Plaza
El coso de Los Califas de Córdoba registró menos de media entrada (unas 4.500 personas).

Andy Cartagena se mostró voluntarioso en el que abrió plaza, un animal noble y que tuvo su fijeza, aunque acabó justo de energías. El jinete, que saludó con discreción, elevó el nivel de intensidad en el segundo tercio. La faena concluyó con un par a dos manos y un certero rejón de efecto inmediato. Oreja.

El alicantino cortó dos orejas demasiado generosas del cuarto tras una faena más popular. Insistente y versátil anduvo en banderillas. Cambió de montura hasta en tres ocasiones pudiendo presumir de cabalgadura y ejerciendo con autoridad. La faena, de menos rango y resuelta en el último tercio sin precisión, fue premiada con el mencionado doble trofeo.

Ventura construyó una meritoria faena ante el manso, con el que tuvo que exponer mucho. Con un único rejón de salida, afrontó un reto al que supo sobreponerse pese a la poca colaboración del astado. Tras bascular con armonía, el jinete templó de costado siempre con franqueza.

En banderillas, destacó llegando al encuentro pese a la parsimonia de la res. La disposición del rejoneador consiguió poner emoción especialmente al quiebro. Faena en constante crecimiento que concluyó con un apéndice. En el quinto, Ventura realizó la faena más completa de principio a fin ante el mejor toro de la tarde. La obra construida por el rejoneador, que arrancó en toriles con la garrocha, se fraguó dando todas las ventajas al astado.

El jinete toreó de salida con mucho temple. De costado enceló para cambiar de terrenos y ejercer el segundo tramo con soltura. Menos preciso al clavar de inicio, rectificó llegando más de frente e imprimiendo más emoción. Una triple pirueta en la cara del toro y una banderillas arriba acompañó a un galope de costado ejercida con maestría. Faena también a más, cuya cima tuvo con un par a dos manos sin la cabezada de su equino. Al final, dos orejas.

Vicens se topó con un primer enemigo falto de colaboración y que manseó. Sin acabar de servirle, la francesa, con una doma clásica y elegante, propuso para combatir no sin cierta celeridad inicial. Falló en el primer rejón y, una vez descubriera la complicación que planteaba su enemigo, optó por abreviar. En el último tampoco tuvo opciones, y, pese al esfuerzo realizado, no pudo cuajar de manera completa. Al final ovación para concluir un ciclo mínimo en Los Califas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos