El toro 'Ciervo', de la juventud de Coria, brilló en la lidia de la plaza aunque falló en las calles

El toro 'Ciervo' brilló en la plaza. :: karpint/
El toro 'Ciervo' brilló en la plaza. :: karpint

Un recortador de 35 años resultó herido grave al ser corneado por el toro de la Peña 'El 27'

ELADIO PANIAGUA SIMÓN CORIA.

Un toro de excelentes hechuras y gran nobleza presentó a las fiestas de San Juan la juventud cauriense en la tarde del día 26, donde su Abanderado Maikel, tras varios intentos fallidos en la compra del toro, al fin supo dar con la tecla y presentar en las fiestas un toro de categoría, de procedencia Santa Coloma, colorado salpicado, con buen trapío y respetables pitones, que tenía por nombre 'Ciervo'.

Salió a la plaza con mucho poderío imponiendo su ley, realizando grandes carreras y rematando con fuerza en los barrotes de la plaza. Recibió todo tipo de recortes, algunos de ellos muy ajustados y poniendo en vilo a la gente. Pero lo que más destacó de este toro fue su bravura y nobleza, hasta el punto de que un maletilla se percató de las grandes dotes del animal con ese pitón derecho de dulce, y le enjaretó unos derechazos de buen gusto y del agrado de los aficionados, que se lo supieron agradecer.

Como la gente quería más y estaba contenta con la nobleza del animal, el maletilla volvió a recrearse en la suerte con pases por el pitón derecho de mucho mérito. Y es que como dice el refrán «la ocasión la pintan calva», y el maletilla la supo aprovechar y deleitó a los aficionados con pases de gran enjundia.

El más aburrido fue el encierro de 'Catador', que en la plaza se mostró cómodo, y en la calle fue reacio a salir

El toro se tomó un pequeño descanso para reponer fuerzas, volviendo a la carga y un mozo le realizó un acrobático salto muy del agrado de la gente, que le aplaudió a rabiar, un salto que el toro volvió a recibir en otras dos ocasiones más. Pascual también se percató de las virtudes del animal, y con la franela le sacó unos meritorios pases donde 'Ciervo' volvió a mostrar su nobleza.

Tras una gran lidia y rendimiento en la plaza, a la tercera campanada el toro salió por la puerta de la calle Obispo hacia la plaza de la Catedral. La gran brega del toro en la plaza la acusó el animal que, en su recorrido por las calles, ya le fallaron las fuerzas y no se movió como esperaban los aficionados, pasando la mayor parte de la tarde por la calle El Cuerno donde superadas las 9,30 de la tarde, Unai Simón acabó con él de un certero disparo.

En resumen: un gran toro con que obsequió Maikel a los aficionados, y con dos partes de la lidia opuestas. Una primera, en la plaza, que se puede catalogar de sobresaliente, y una segunda, por las calles, donde al toro le faltaron fuerzas para seguir en la buena línea.

Herida leve a un recortador

Hasta ayer, las fiestas de San Juan se habían desarrollado sin apenas incidentes. Sin embargo, ayer fue una jornada aciaga. Un recortador resultó herido leve por el toro 'Catador', de la prestigiosa ganadería de Carlos Núñez, durante la madrugada del día 27.

Era un toro burraco, cornidelantero, astifino, hondo y con mucha caja. Realizó un encierro rápido y sin incidencias, llegando a los corrales de la plaza arropado por los mansos. El animal salió con mucha gana de brega a la plaza, con mucha movilidad y rematando con fuerza en los barrotes. Pero cuando apenas llevaba unos minutos en la plaza, arrolló al recortador Jhosua dándole un gran susto, y donde el oportuno apagón de la luz ahorró males mayores.

El parte facultativo dice lo siguiente : «J.P.L., varón de 28 años, sufre traumatismo taurino, una herida por cuerno de toro en mano izquierda de pronóstico leve, salvo complicaciones. Se realiza intervención quirúrgica con anestesia local solucionando dicha lesión. Presenta igualmente dos varetazos sin complicaciones en glúteo izquierdo y pierna izquierda. Alta a domicilio con control en Centro de Salud. Pronóstico leve salvo complicaciones».

El toro siguió en su buena línea siendo acrobáticamente saltado y recibiendo un recorte de lujo al límite. Posteriormente bajó el trabajo de los recortadores que dieron margen al toro para descansar y colocarse en zona tranquila de la plaza donde nadie se atrevía a pisar su terreno. Solo cabe destacar que un maletilla le sacó con la muleta algunos pases de mérito y la lidia terminó aburriendo a la gente, viendo el toro en sitio cómodo, y sin que nadie le sacara de allí. El astado fue reacio a salir a la calle a pesar de los intentos de los maletillas, y por fin salió por la calle Obispo hasta la plaza de la Catedral volviendo a la plaza por la calle Obispo donde se hizo un tapón de gente y donde muchos rodaron por el suelo, pero afortunadamente el toro no los persiguió, y lo que pudo ser una tragedia, se quedó en pura anécdota. El toro volvió a la arena de la plaza, donde estuvo cerca de 15 minutos ya no hubo medios de sacarlo a la calle a pesar de los esfuerzos saliera de allí.

Por fin, y ante el aburrimiento general y la brisa matinal que calaba en los aficionados, el toro arrancó por la Puerta de la Cárcel Real, bajando por la calle Las Monjas hasta la plaza de San Pedro, haciendo el recorrido por dos veces hasta la plaza, donde tras un trabajo laborioso y tras cogerlo con la soga, lo metieron en los toriles y, pasadas las 6 de la madrugada, le dieron muerte.

Finalmente al mediodía del 27 tuvo lugar el encierro del toro de la Peña 'El 27', cuyo Asombrerao en este 50º aniversario de la Peña es Juan Carlos Pascual García, 'Kao'. Era un toro castaño de la ganadería 'El Risco', cuyos ejemplares pastan en la localidad salmantina de Fuenteguinaldo. Fue un toro ligerito, tirando a pequeño y bien armado de pitones , señalado con el número 6 y guarismo 4, y tenía por nombre 'Garagrito'. Este toro, que tuvo su lidia por la tarde en la plaza y las calles del recinto amurallado, hirió de una cornada penetrante en el hemitórax izquierdo a un hombre de 35 años. Tras ser estabilizado en el quirófano del Ayuntamiento, fue trasladado con pronóstico grave al hospital de la ciudad, según el parte médico. Además, hubo otros tres heridos con lesiones y erosiones múltiples, de 35, 32 y 28 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos