Dos orejas para Roca Rey y gran entrada en el festival del Club Taurino de Bilbao

EFE BILBAO.

Tres cuartos largos de entrada registró ayer la plaza de toros de Bilbao en la LXV edición del festival a beneficio de la Casa de la Misericordia, histórica institución destinada a la ayuda de los más necesitados, y todo al reclamo de las figuras, de entre las que sobresalió Roca Rey. El peruano cortó las dos orejas del sexto utrero, el mejor de un blando y desrazado envío del Parralejo, al que formó un lío de principio a fin. Roca Rey hizo las delicias del respetable aunando valor, firmeza y mucha entrega.

Abrió la corrida el jinete Pablo Hermoso de Mendoza, que exhibió el clasicismo de su rejoneo en una labor pulcra. Le faltó contundencia con los aceros y saludó una ovación.

Enrique Ponce anduvo técnico y en labores de enfermero con un segundo de función blando y desrazado, al que extrajo muletazos sueltos de notable plasticidad.

Algo parecido le ocurrió al Juli, con la diferencia que su antagonista tuvo algo más de chispa para que el madrileño le extrajera todo lo que tenía dentro en una faena de oficio. La eficacia con el acero fue clave para la concesión de una oreja. Otra trofeo paseó José María Manzanares del tercero bis, que sustituyó a un inválido del mismo hierro. Cayetano también tuvo que emplearse a fondo con un cuarto blando y a la defensiva y fue ovacionado tras una certera estocada. El broche lo puso el novillero Toñete, que fue silenciado tras una labor simplemente voluntariosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos