Manzanares, a hombros el día del patrón de los toreros, San Pedro Regalado

El diestro alicantino corta dos orejas,Morante de la Puebla logra un trofeo y Talavante se marcha de vacío de Valladolid

EFE VALLADOLID.

Gran expectación en el coso del Paseo de Zorrilla para ver la segunda actuación de Morante, tras su vuelta el sábado en los ruedos en Jerez. Casi se llenó la plaza, lo que provocó que el festejo comenzara con quince minutos de retraso, debido a las largas colas para acceder a los tendidos.

Poca historia tuvo el primero de la tarde. Morante, al que molestó el viento, eligió terrenos de rayas para un trasteo casi íntegramente basado en la zurda, dejando algún natural de bella factura dentro de un conjunto sin relieve. Desafortunado con los aceros. Con el cuarto, anduvo muy torero su inicio de faena por ayudados por alto y firmó sobre la diestra buenos momentos, con un toro que echaba la cara arriba a mitad del viaje. Molestó mucho el viento, pero mantuvo el sevillano la enjundia sobre la diestra en la corta distancia. Una larga faena rubricada con una estocada entera. Cortó una oreja.

Jugó bien los brazos a la verónica Manzanares con el segundo. Faena intermitente del alicantino sobre la diestra en la que hubo pasajes presididos por el empaque y la prestancia pero en tandas demasiado cortas. Oreja al canto. El quinto, un toro más apretado de carnes y ofensivo por delante, lo llevó Manzanares a media altura. Corrió bien la mano diestra, con temple y continuidad. Feo metisaca en el primer envite, aunque la estocada entera en la suerte de recibir en el segundo intento le valió otra oreja.

Supo a poco la actuación de Talavante, que inició la faena del tercero con estatuarios, para continuar con tandas cortas por ambos pitones ante un toro bondadoso pero sin fuelle. El sexto, un toro claudicante, no le dio la más mínima opción, y el extremeño decidió abreviar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos