'Botito' dio espectáculo en la plaza y en las calles

'Botito' durante la lidia en la plaza. :: karpint/
'Botito' durante la lidia en la plaza. :: karpint

Serrador' persiguió a los mozos hasta los barrotes, donde remató con fuerza. La gente disfrutó con las evoluciones del animal y los recortadores deleitaron a la afición

ELADIO PANIAGUA SIMÓN CORIA.

En la tarde del día 25 tuvo lugar en Coria la lidia del segundo toro de la Junta de Defensa, cuyo abanderado ha sido Javier Ollero, que había puesto todas estas ilusiones en este magnífico ejemplar del que se hablará por mucho tiempo por el gran espectáculo que dio durante toda la lidia, tanto en la plaza como en su deambular por las calles del casco histórico. Un gran toro del Partido de Resina cuyos ejemplares pastan en Aznalcázar. Fue un toro voluminoso que desde que salió a la plaza llamó la atención a los aficionados por la bella estampa que presentaba. Toro cárdeno, señalado con el número 27 y guarismo 4, por nombre 'Botito'.

Fue una tarde donde los aficionados se dividieron con la lidia de este gran toro de la Junta de Defensa. Un toro que salió a la plaza con mucho poder realizando aladas carreras y poniendo en aprieto a los corredores, que le realizaron un buen número de quiebros muy ajustados y donde en uno de ellos estuvo a punto de propinarle un serio disgusto a un recortador al que le rompió el pantalón. Los aficionados le aplaudieron a rabiar por esta habilidad en el arte de recortar al toro, teniendo que saludar desde los medios de la plaza. El toro tuvo una gran brega en la plaza y supo tomarse un pequeño respiro, reponiendo fuerzas, para volver a la carga y dar espectáculo. Un maletilla se dio cuenta de la nobleza del animal y con la muleta le sacó unos pases de mucho mérito. No faltó en la lidia un quiebro al alimón de dos mozos y otro buen número de quiebros y carreras que dieron emoción a la lidia. La intervención de Pascual con su muleta fue agradecida por el respetable.

A la tercera campanada salió a su último tramo de la lidia, por las calles de la ciudad antigua. Fue todo un recital de este toro que se veía por todos los lugares de la ciudad, aunque al final su gran trabajo se hizo notar y el toro finalizó exhausto de fuerzas y prácticamente al paso, después de haber realizado una gran labor con nota muy alta. Cerca de las 10 de la noche y en las inmediaciones de La Concordia, Chechu Barrios acabó con su vida de un certero disparo.

'Serrador'

En la madrugada de ayer tuvo lugar el encierro y lidia del toro 'Serrador' perteneciente a la ganadería Toros de Cilla. Fue un toro burraco, salpicado, bragado, meano y corrido, con buena presencia y astifino, señalado con el número 27 y guarismo 4.

Tuvo un encierro limpio y rápido entrando en la plaza encabezando a los mansos y arropado por ellos entró en el toril sin crear problemas.

Salió a la lidia de la plaza con mucho poder, realizando grandes carreras y recibiendo un gran número de recortes de lujo y de todas las marcas. Aparte de sus aladas carreras, 'Serrador' persiguió a los mozos hasta los barrotes, donde remató con fuerza. La gente disfrutó con las evoluciones del animal y los recortadores, con su buen hacer, deleitaron a los aficionados. Para que nada faltara, Pascual también quiso sumarse al espectáculo viendo la nobleza del animal, y con su muleta lo embarcó con pases de mérito.

A la tercera campanada salió por la puerta de la Cárcel Real y llegó a la Plaza de la Catedral haciendo ese mismo recorrido a la inversa en dos ocasiones, con arrancadas espectaculares en la calle. A las 6 de la madrugada Chechu Barrios lo despachó de un certero disparo.

Ayer, como todos los años, fue el Día de la Juventud Cauriense, con actividades para pequeños y mayores. A las 12 de la mañana tuvo lugar un Encierro Didáctico para los más pequeños, donde la savia viva de las fiestas y corredores del futuro hicieron sus primeros pinitos. Los mayores también al mediodía disfrutaron con el encierro del toro de la Juventud Cauriense por nombre 'Ciervo'. Un toro colorado salpicado, con encaste Santa Coloma, con buen trapío y respetables pitones. Estaba señalado con el número 63 y guarismo 4. Realizó un encierro rápido y resaltar que a la altura de la Administración de Loterías 'Hermanos Pulido' dio un susto a un corredor en la misma acera del encierro, pero el toro resbaló cayendo al suelo y evitando males mayores. Entró sin más incidencias arropado por los mansos en los corrales de la plaza. Finalizado el encierro la Juventud, en su sede, invitó a todos los socios con una gran paella.

Por la tarde tuvo lugar la lidia del toro de la Juventud Cauriense en la Plaza y posterior recorrido por las calles del recinto amurallado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos