Hoy

Diego Ventura y Lea Vicens, a oreja por coleta en Castellón

  • Leonardo Hernández cosechó palmas y silencio al enfrentarse al peor lote del segundo festejo del abono de la Magdalena

Solamente cortó una oreja del cuarto gracias a una faena magistral en la que brilló sobremanera montando a Sueño, que hizo las delicias del respetable con dos 'farpas' dejándose venir al toro de lejos, reculando hacia atrás y quebrando en la misma cara. Con Remate mantuvo el diapasón el hispanoluso, que no logró el doble apéndice por requerir del descabello después del rejón final. Y otras dos orejas pudo hacer paseado perfectamente del que abrió plaza después de otra labor de altas cotas artísticas en las que destacó en los galopes con Nazarí, las banderillas sobre Ritz y un final de alto voltaje con Remate. Aquí sí que se atascó de mala manera el jinete con el rejón de muerte y saludó una gran ovación.

Leonardo Hernández tuvo que hacer un notable esfuerzo para tratar de armar faena ante el segundo toro de corrida, un animal muy aplomado y remiso a perseguir las monturas, y frente al cual el jinete extremeño expuso y arriesgó con su cuadra para acabar echándolo todo a perder en la suerte suprema. Y algo parecido le ocurrió con el quinto, otro toro de escaso juego para el rejoneo, con el que Leonardo, no obstante, estuvo nuevamente muy entregado, aunque el rejón definitivo le volviera a jugar una mala pasada. Buen nivel demostró también Lea Vicens ante su primero, un toro que se desplazó con codicia en los primeros compases de su lidia, aunque acabaría también apagándose antes de la cuenta. La amazona francesa exhibió un rejoneo de notable calado en los tendidos, sobre todo montando a 'Bético', pero la falta de contundencia con el rejón final dejó todo en una vuelta al ruedo sin trofeos.

En el sexto, en cambio, sí 'tocó pelo' Vicens merced a otra faena de notable calado en los tendidos, brillando nuevamente sobre 'Bético'. Varios pinchazos previos al rejón final no fueron óbice para que cortara una oreja, premio un tanto generoso para el cual contó mucho el calor del público de Castellón.