Hoy

Todos quieren ser como Roca Rey

3
3
  • Juanito y Medina cortaron una oreja a cada uno de sus novillos mientras que el francés Andy Younes se tuvo que conformar con un apéndice

Hubo una época en la que los novilleros querían ser cómo Enrique Ponce e impostaban sus movimientos y sus andares por la plaza, intentando hallar esa fórmula del alquimista de Chiva que hace que todos los toros sirvan para la lidia. En otra época los novilleros querían ser El Juli y trataban de ejecutar con pulcritud las técnicas más arriesgadas del toreo mientras derrrochaban valor a raudales. Ahora, los chavales quieren ser Roca Rey y se pasan el toro por la espalda en cuanto pueden incorporan las tandas en redondo a su menú de faena de forma inquebrantable.

Ayer pudimos ver en Olivenza a tres de esos aspirantes a ser el nuevo Roca Rey: el francés de Arles Andy Younes, el portugués de Monforte afincado en Villanueva del Fresno Joao Silva 'Juanito' y el sevillano vecino de Zafra Antonio Medina, que debutaba con picadores, justo un año después de que lo hiciera su condiscípulo luso en la escuela taurina de Badajoz.

El plástico que cubría el ruedo volvió a cumplir su misión y permitió que el festejo arrancara sin problemas, poco más de cinco minutos después de la hora anunciada.

Por verónicas recibió el francés a 'Agorero', primero de la mañana, que tenía cara como para adornar el salón de la casa de campo de un matador de toros y que se empleó bien en el caballo antes de recibir un quite por gaoneras a cargo del apoderado por el todopoderoso Simón Casas. Con la muleta, el rubio de Arles se mostró algo atropellado por la derecha y mejoró ligéramente por la izquierda a pesar del molesto viento que le acompañó durante toda la faena. Acortó las distancias y se pegó un arrimón de mérito hasta que el novillo se rajó. Un pinchazo y una estocada le valieron la primera oreja de la mañana.

'Charquito' se llamaba el segundo de Fernando Peña con el que Juanito regresaba a Olivenza, un año después de su debut con caballos. Se presentó el de Monforte en Olivenza con un debutante en su cuadrilla, el matador de toros emeritense Miguelín Murillo, que estrenaba escalafón demostrando su saber estar en el ruedo y su extremada pericia con los garapullos.

Juanito brindó la muerte del segundo a su padre, el banderillero Hugo Silva, quien vestido de calle y tocado con una visera, compartió los nervios de su vástago desde el callejón. Le costó al de Monforte meter al público en la faena a medias por culpa del intenso frío de la mañana oliventino, a medias por el carácter protestón del novillo de Fernando Peña. Calentó la faena y al público acortando las distancias y volvió a pecar del vicio de alargar en exceso su actuación.

Un remate por manoletinas, un pinchazo y un espadazo le sirvieron para cortar una oreja.

De azul noche y oro se presentó Antonio Medina para su debut con caballos y así vestido recibió de rodillas en el tercio a 'Entuerto', el tercero de Fernando Peña al que quitó del caballo por delante antes de brindar su muerte a los responsables la escuela taurina pacense.

Se arrancó en largo 'Entuerto' en el inicio de la fana de Medina para que este le administrara un buen par de tandas de derechazos. Por la izquierda el novillo se abría con soltura pero cabeceaba protestón, desluciendo mucho la actuación del zafrense de adopción. Regresó la muleta a la mano de Medina para cuajar la mejor tanda de la faena. A partir de ahí el novillo ensució su embestida hasta que Medina decidió acortar las distancias y rematar con un desplante. Una serie de bernardinas muy ceñidas precedieron a una estocada entera pero tendida, un aviso y dos descabellos que no fueron óbice para que el debutante cortara su primera oreja con picadores.

Rompió el ecuador de la tarde el francés Andy Younes con 'Quesero', el cuarto del encierro de Fernando Peña con el que inició su faena de muleta de rodillas en los medios. El de Arles se dio cuenta enseguida de que el novillo se quedaba corto por falta de fuerzas.

No exento de nobleza, 'Quesero' colaboró en sendas tandas por la derecha y por la izquierda hasta que dobló las manos como síntoma de rendición. Aun así, Younes logró los muletazos dados con más gusto de toda la tarde al torear muy despacio al de Fernando Peña con la derecha. Una estocada entera no le sirvió al francés más que para dar la vuelta al ruedo.

El quinto de la tarde, bizco de pitones y de nombre 'Pajarillo', le tocó en suerte a Juanito, que lo sacó del caballo con un aplaudido quite por chicuelinas. En la muleta el novillo perdió la manos enseguida pero el de Monforte insistió y le arrancó varias tandas por ambos pitones acompañadas de sus habituales aspavientos, que debería corregir, si quiere que le tomen en serio en esto. Remató por bernardinas, antes de cazar una estocada que precisó de tres descabellos para hacer rodar al animal. Aun así, recibió una oreja.

Antonio Medina cerró la novillada con 'Tontito', un novillo de 512 kilos de peso ante el que no notó su condición de debutante. Tres derechazos de rodillas en los medios sirvieron para iniciar una faena que dio poco más de sí y que acabó con una estocada entera y un aviso que le valieron su segunda oreja y su salida a hombros acompañado de su compañero de escuela.