Hoy

«Me gusta mucho que digan que tengo cosas de mi tío, es mi referente»

Juan Mora junto a su sobrino Alejandro Mora en el patio de cuadrillas de la plaza de toros Plasencia. :: palma
Juan Mora junto a su sobrino Alejandro Mora en el patio de cuadrillas de la plaza de toros Plasencia. :: palma
  • El novillero Alejandro Mora, nacido en Plasencia, seguirá siendo alumno de la Escuela Taurina de Salamanca hasta que debute con caballos a lo largo de esta temporada

Alejandro García Gutiérrez (Plasencia 1996), 'Alejandro Mora' en los carteles, se prepara para la que será la temporada de su debut con caballos. Nieto del Mirabeleño y sobrino de Juan Mora, en su estado de Wathsapp figura una frase de Morante de la Puebla que define su idea del toreo: «Lo que se hace rápido no dura. Las cosas grandes de la vida se han hecho despacio siempre».

¿Se encuentra preparado para dar este salto tan importante en su carrera?

Yo creo que sí. Este invierno está siendo muy importante para mí. Vengo de una temporada muy buena en la que he toreado muchos novillos y me encuentro preparado para dar este paso.

Usted tomó la decisión de convertirse en torero siendo muy joven, ¿cómo llegó a esa conclusión?

Cuando decidí que esta debía ser mi profesión, hablé con mis padres y entre los tres llegamos a la conclusión de que lo mejor era enrolarme en una escuela taurina. Ahora mismo es impensable tratar de cimentar una carrera desde becerrista sin el soporte de una institución como esta. Viviendo en Plasencia, por cercanía, la mejor opción era Salamanca y, a la vista de los resultados, creo que acertamos.

En su corta pero intensa trayectoria hay un antes y un después a su cornada en Alba de Tormes. ¿Hasta qué punto le ha marcado?

Sin duda fue un punto de inflexión. Antes de la cornada de Alba de Tormes ya me había llevado una fuerte en Hinojosa de Duero en el muslo, pero cuando un novillo te mete el pitón hasta el hígado, afectándote la vejiga y perforándote el recto ocho centímetros, te hace ver todo de otra manera. Conseguir superar eso no ha sido fácil, pero a raíz de aquello tengo más claro todavía que quiero ser torero. Fue muy emocionante encontrarme en el hospital con Saúl Jiménez Fortes, que también se reponía allí de una de sus cornadas en el cuello, su confraternidad me hizo comprobar que no me había equivocado de profesión.

Es inevitable que al hablar de usted se cite a la estirpe torera de la que viene. Usted es nieto del Mirabeleño y sobrino de Juan Mora. ¿Le presiona de alguna manera que le comparen con su tío?

De momento no. Cuando salgo a la plaza, salgo a ser yo. Es evidente que soy el sobrino de Juan Mora, pero hasta ahora no me ha pesado esta circunstancia. Eso sí, me gusta que me digan que tengo cosas de mi tío, él es mi referente en el toreo.

¿Cuál es el consejo que más aprecia de él?

Hay una palabra que me repite de forma insistente cada vez que me ve torear: despacio. Él insiste en que lo haga todo despacio y sentido, que cuanto más lo sienta todo y más despacio lo haga, mejor saldrá.

¿Se considera torero salmantino o torero extremeño?

Yo me he criado taurinamente en Salamanca y eso no lo puedo negar pero ante todo yo soy extremeño y soy de Plasencia.

¿A cuál de los toreros extremeños admira más?

Me gustan mucho Talavante y Garrido, pero a quien de verdad admiro es al maestro Antonio Ferrera. Es increíble cómo se enfrenta a toros de diferentes encastes y a todos les impone su toreo.

Cuando debute con caballos tendrá que formar una cuadrilla. ¿Tienen alguna preferencia?

De eso se encargarán mis apoderados, pero sí es cierto que me gustaría rodearme de gente conocida. Me encantaría contar con Jesús Talaván. Con él he entrenado mucho y de él he aprendido mucho también.