Hoy

-

El TC recibe más de 20.000 cartas de taurinos que piden revocar la prohibición catalana

  • Para el abogado de la fundación, José Miguel Soriano, la prohibición de los toros supone una invasión de competencias por parte del Parlament de Cataluña

La Fundación del Toro de Lidia (FTL) presentó ayer en el Tribunal Constitucional (TC) más de 20.000 cartas de aficionados que piden que se resuelva el recurso de inconstitucionalidad presentado el 28 de octubre de 2010 por el PP para revocar la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Según el presidente de la FTL, el ganadero Carlos Núñez, tras estas cartas está «el clamor popular de millones de aficionados indignados» que demandan la resolución de un recurso que lleva casi seis años de retraso. Del mismo modo, afirmó que también hay «millones» de españoles que, aun no siendo simpatizantes de los toros, defienden el Estado de Derecho y la independencia del poder judicial.

Para el abogado de la fundación, José Miguel Soriano, la prohibición de los toros supone una invasión de competencias por parte del Parlament de Cataluña. También ha explicado que la resolución del recurso supondrá «un plus» en la seguridad jurídica de la tauromaquia. «Esta seguridad es justa porque es el Estado de Derecho lo que se está reivindicando. La resolución va a suponer un muro de legalidad ante todas las administraciones públicas que, de forma arbitraria, se están escudando en una serie de circunstancias para ir en contra de la tauromaquia», comentó.

Asimismo, el vicepresidente de la Escuela de Tauromaquia de Nimes-Cataluña, Manuel Salmerón, comentó que la prohibición de los toros ha obligado a irse fuera y a unirse con las escuelas del sur de Francia. «Ahora nos llegan menos alumnos que en la época cuando había toros. Los chicos ya no pueden ir con su abuelo, con su padre o con su tío a la plaza de toros», lamentó. Igualmente, aseguró que se han dado casos en Cataluña de alumnos de la escuela han sufrido presión escolar al reconocer que quieren ser toreros y que a alguno «lo han llegado a llamar asesino».

El periodista y presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña, Francisco March, avisó de las consecuencias de la prohibición de los toros, que, a su juicio, «niega la libertad «fundamental» de la libre elección, la imposibilidad de desarrollar una actividad profesional y la pérdida de trabajos directos e indirectos».