Hoy

Manzanares, Cayetano y López Simón, triunfadores en la goyesca de Ronda

Los diestros José María Manzanares (I), Cayetano (c) y Alberto Lopez Simón salieron a hombros, ayer.
Los diestros José María Manzanares (I), Cayetano (c) y Alberto Lopez Simón salieron a hombros, ayer. / EFE
  • Los tres diestros salieron ayer a hombros tras repartirse siete orejas en la sexagésima edición del tradicional festejo de la localidad malagueña

De nuevo un festejo triunfalista en la sexagésima edición de la tradicional corrida goyesca de Ronda.

Abría el cartel de a pie José María Manzanares ante un toro que salió distraído. Lo fue centrando hasta torear en el tercio por verónicas gustosas. Con la mano baja y por ambos pitones fue haciéndose poco a poco con el toro y ligó varias tandas con torería. Pinchó en su primer intento con la espada y a la segunda mató de una estocada algo atravesada. Recibió saludos tras leve petición.

Su segundo tenía poquita fuerza y apenas pudo lucirse. En banderillas se vio por completo la nula valía del de Garcigrande que se caía con facilidad. A pesar de eso, Manzanares intentó hacer carrera con él a media altura y pudo sacarle alguna tanda. Mató en la suerte de recibir con una estocada desprendida y perpendicular, y cortó las dos orejas tras un aviso

Cayetano, que cumplía su décimo aniversario como matador de toros, recibió al segundo de la tarde con una larga cambiada para luego seguir rodilla en tierra llevándoselo a los medios. El toro tenía poca fuerza. Brindó su muerte al público y, rodilla en tierra, lo fue llevando muy templado hacia los medios, toreando con mucho poso y clase tanto con la derecha como por naturales.

Culminó su faena, que fue a menos, con doblones y con una estocada algo desprendida. Una oreja a su esportón.

El diestro, que lucía un precioso traje gris perla diseñado por su mujer Eva González, recibió a su segundo con verónicas rematadas con una serpentina. Se quitó las zapatillas. Al toro le fallaban las manos pero hubo cante flamenco y los sones de La Concha Flamenca para una faena de mucha belleza pero deslucida en ocasiones por las continuas caídas del animal. Se llevó una ovación.

El sobrero

Y como no se le podía ir la tarde, Cayetano pidió el sobrero, al que recibió con una larga cambiada para seguir con mucho gusto y belleza con el capote. Realizó un vistoso quite por gaoneras que inició con una larga. Brindó a los compañeros de terna e inició la faena por estatuarios. Se sintió muy a gusto pero abusó del pico. Dio igual, la plaza estaba entregada. Dos orejas.

Cerraba el cartel López Simón que se mantuvo por encima de su lote dejando algún detalle pero sin mucha historia. Inédito en el capote de su primero, brindó al público la muerte del tercer toro que no servía, aunque se anduvo muy por encima de su oponente. Estocada tendida y una oreja.

Al segundo lo recibió con verónicas con la rodilla genuflexa y a pies juntos. Brindó a los hermanos Rivera Ordóñez una faena en la que volvió a estar por encima de su oponente, al que sacó pases muy aplaudidos. Remató su labor con dos desplantes, que fueron muy bien recibidos por el público, y cortó otro apéndice más.

El primer toro de la tarde salió para el rejoneador Manuel Manzanares, que fue aplaudido tras una discreta actuación.