Hoy

Somos polvo en el viento

Somos polvo en el viento
  • Según la tradición judeocristiana el término hebreo para nombrar al primer hombre (Adán) es justo la mitad de la palabra tierra (adamah)

«Dust in The Wind» es una canción de Kansas que ofrece una reflexión sobre el sentido de la vida haciéndose eco de la máxima de Virgilio “tempus fugit” (el tiempo se escapa) y de un antiguo poema de los indios nativos americanos “pues todo lo que somos es polvo en el viento”. Es el séptimo tema del álbum “Point of Know Return” lanzado en 1977 por esta banda estadounidense de rock progresivo, escrita por Kerry Livgren, es una de sus primeras piezas acústicas. Nos hace recordar que no somos nada en realidad si nos comparamos con el universo.

Según la tradición judeocristiana el término hebreo para nombrar al primer hombre (Adán) es justo la mitad de la palabra tierra (adamah) expresando así la unión inexorable entre el ser humano y el suelo que lo vio nacer, o como también recoge en el libro del Génesis “con el sudor de tu frente comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado, porque polvo eres y a polvo volverás”. El simple hecho de hablar del asunto nos puede parecer deprimente, pero la canción parece tener justo el sentido contrario y fomentar una conciencia clara de vivir el presente, de cuidar y no atentar con lo que de por si no es eterno, llámese planeta tierra, naturaleza, familia, amigos o uno mismo, y al mismo tiempo recordarnos que la arrogancia no tiene cabida en nuestra existencia, que el poder y el dinero no nos hacen eternos.

Existe también un cierto paralelismo con la frase más conocida del Eclesiastés , el más breve de los escritos sapienciales, “vanidad de vanidades y todas las cosas son vanidad”, un libro con un tono marcadamente existencial. Uno de los temas principales del Eclesiastés es el conocido precepto del “carpe diem” (disfruta del día, disfruta del momento, aprovecha lo que la vida te ofrece).

Lee el post completo en el blog Música en el tiempo