'Diario de un incesto', el libro del horror

'Diario de un incesto', el libro del horror

La editorial Malpaso publica el testimonio de una víctima de abusos sexuales, relatados de una manera descarnada

Á. SOTO

madrid. Desde sus primeras líneas, 'Diario de un incesto' anticipa lo que vendrá después: el relato brutal de los abusos sexuales sufridos por una niña que, llegada ya a la edad adulta, decide escribir sus experiencias en un tono que podría calificarse como «aséptico» si los hechos que relata no fueran tan crudos. La editorial Malpaso lanza al mercado hoy uno de los títulos más duros de la temporada literaria.

«A fin de proteger mi intimidad, he decidido guardar el anonimato. Para ello he cambiado numerosos detalles. Aun así, no he alterado los hechos esenciales, que son verdaderos. Ruego a los lectores que respeten el deseo de ocultar mi identidad». Esta es la nota de la autora que sirve como introducción a las 128 páginas en las que relata su calvario.

Todo comenzó cuando tenía apenas dos o tres años. Según cuenta la anónima escritora, su madre comenzó a sufrir una profunda depresión y su padre dejó de sentir cualquier tipo de atracción hacia ella. En cambio, empezó a fijarse en su hija, de la que empezó a abusar a esa edad y con la que se obsesionó. Nada pudo hacer entonces la pequeña, que no tuvo a nadie que la ayudara.

Pero quizá la parte más oscura del libro llega cuando la autora cuenta que, tras los primeros años de abusos y convertida ya en una joven adolescente, ella también sintió atracción hacia su padre, al que intentaba seducir. Según se deduce de su escritura, puede llegar un momento en que, después de estar sometido a semejante tortura, cualquier persona puede cambiar su estructura moral aunque solo sea para poder seguir viviendo. Y esto parece que le ocurrió a la autora.

La lectura de 'Diario de un incesto' es difícil. No divierte ni es un pasatiempo que no deja poso. Al contrario, el libro invita a reflexionar sobre los límites del horror y, sobre todo, conciencia sobre los abusos sexuales que, tantas veces en silencio, sufren muchos menores en el conjunto de la sociedad.

Fotos

Vídeos