Hoy

Iván Vélez, autor del nuevo libro sobre Cortés.
Iván Vélez, autor del nuevo libro sobre Cortés. / HOY

«Hernán Cortés no era cruel, solo aplicaba la justicia de la época»

  • Iván Veléz, autor de 'El mito de Cortés' diseccionará en Aula HOY la figura del conquistador extremeño nacido en Medellín

Él nació en Cuenca en 1972 y su madre es de la población extremeña de Zarza de Montánchez. Arquitecto de formación, Iván Vélez se ha dedicado a investigar la peripecia americana de los conquistadores españoles desde puntos de vista poco explotados. En 2014 publicó 'Sobre la leyenda negra', en el que analiza la propaganda antiespañola que se generó a raíz de los descubrimientos en América a finales del siglo XV. En la misma editorial -Encuentro- sacó en septiembre de 2016 'El mito de Cortés', el cual presentará en Mexico en el mes de mayo.

'El Mito de Cortés. Comer con trompetas o morir ahorcado, de héroe universal a icono de la leyenda negra'. Este es el título de su conferencia, ¿qué puede adelantar?

No lo conocía, pero está muy bien traído porque eso hacía Cortés, jugárselo todo a una carta. El libro lo he estructurado en tres partes. Una es un recorrido histórico sobre cómo ha ido evolucionando el personaje y ha ido siendo percibido entre quienes lo reivindicaban y quienes lo denostaban. Otro apartado es sobre la iconografía de Cortés, cómo ha sido representado en cuadros y esculturas; y hay otro sobre las reliquias de Cortés y el periplo de sus restos mortales. El segundo gran bloque del libro son los mitos cortesianos, como la quema de las naves y otros que tendrían a Cortés como representante de la leyenda negra, alguien sanguinario y cruel. Otro mito es el de un Cortés fanáticamente religioso y ahí analizo su papel evangelizador. Además, hay otros aspectos interesantes, como cuando describo lo que ocurrió en las playas de Veracruz, cuando decidió penetrar en el continente e ir al corazón del imperio mexica como líder de un colectivo. Otro capítulo dentro de los mitos analiza la leyenda de la identificación de Hernán Cortés con un dios mexica, lo cual yo pongo en cuestión. Al final cierro el libro con algunas comparaciones históricas. Cortés siempre fue comparado con Julio César y yo lo comparo también con Alejandro Magno por sus estrategias bélicas.

¿A qué conclusiones llega al analizar si Cortés fue un sanguinario?

Doy mi opinión matizada, no concluyente, y Cortés en absoluto era cruel, era un hombre que aplicaba la justicia de la época. Juzgar a personajes con 500 años de distancia es descontextualizar y él era un hombre que seguía la ley de la época, que contemplaba ejecuciones capitales, mutilaciones o sometimiento a esclavitud en caso de prisioneros de guerra. Además, él se preocupó mucho de que sus acciones fueran legales y por tanto mi conclusión es que él no es más cruel que cualquier hombre de su época. Cuando publiqué 'Sobre la leyenda negra' hablé de cómo se usa ese prisma negro legendario que se aplica a todo el despliegue español en América.

-¿Y respecto a su misión evangelizadora?

Cortés evangelizaba por aspersión, es decir, tenía grandes conversiones, no porque fuera un fanático religioso. Sí es cierto que era de misa diaria y tras una muerte llevaba luto, como todos los de su época. Su afán evangelizador viene porque como todo súbdito del imperio español tenía dos condiciones. Una era estar sujeto al rey Carlos I y otra era ser católico. Esto es como hoy hace el imperio yanqui, que intenta democratizar a todas las sociedades con las que entra en contacto. Yo considero que el imperio español fue civilizador e integrador de las sociedades, impulsor del mestizaje y ello por la aplicación de leyes comunes, un urbanismo parecido o la implantación de la lengua española en la medida de los posible.

En Extremadura se recuerda continuamente que esta es una tierra de conquistadores cuando se quiere animar al emprendimiento, ¿es buen discurso, qué opina?

Cortés en realidad fue emprendedor. Aunque se le presente como aventurero era muy juicioso. Fue un empresario de la época. De hecho, cuando sale de Cuba para ir a tierra firme ya es un hombre enriquecido por su labor como empresario. Hay otro aspecto interesante y peligroso, que es ceñir las actuaciones de los conquistadores a su lugar de nacimiento. Es cierto que Cortés viajó con gente familiar, pero estas posibilidades de expansión eran vinculadas al imperio y allí se iba como español.