Hoy

Francisco Javier Pizarro es profesor titular en la UEx. :: HOY
Francisco Javier Pizarro es profesor titular en la UEx. :: HOY

«Es obligación de los académicos darnos a conocer a la sociedad»

  • Francisco Javier Pizarro Gómez | Director de la Real Academia extremeña

  • Tras su primer año en el cargo, el especialista en Historia del Arte quiere difundir la contribución de varios extremeños insignes a la Medicina y el Humanismo

Francisco Javier Pizarro Gómez (Cáceres, 1994) es profesor titular del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Extremadura desde 1986. Ha ocupado varios puestos relevantes el ámbito cultural e ingresó en la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes el 5 de abril de 2003. El 31 de enero 2004 leyó su discurso tomando posesión de su asiento como académico, ocupando así la vacante del escritor Pedro de Lorenzo. Se considera trujillano y desde el 19 de septiembre de 2015 ostenta el cargo de director de la Academia extremeña tras relevar al fallecido José Miguel Santiago Castelo.

La próxima actividad de la institución que preside tiene lugar la próxima semana. El viernes, 25, dan comienzo en el Colegio Oficial de Médicos de Cáceres las VIII Jornadas sobre Humanismo Extremeño.

¿Por qué se ha elegido profundizar esta vez en la relación entre el Humanismo y la Medicina?

La decisión la tomó la comisión de la Academia para que no fueran solo unas jornadas de Humanismo. El tema de la Medicina reunía las condiciones necesarias para que pudiera ser atractivo para los estudiosos del humanismo y de la ciencia médica pues son dos ámbitos que en los orígenes estuvieron muy vinculados. Además, había también una orientación extremeña para justificar este ciclo, con nombres destacados y la presencia del Monasterio de Guadalupe como uno de los centros de estudios de Medicina y Cirugía más antiguos de España.

¿El ciclo servirá también para difundir la obra de extremeños insignes pero desconocidos para la mayoría de población?

Exactamente. Quizás por el título y la explicación que acabo de darle se puede dar a entender que estas jornadas se hacen para las élites de las ciencias humanísticas o médicas, pero el objetivo también es responder al desarrollo de ponencias que forman parte del bagaje de conocimiento de los especialistas. Pero el fin no es solo el debate entre ponentes sino también proyectar hacia la sociedad extremeña la importancia de hombres como Francisco Arce, Luis de toro o Francisco Hernández, entre otros. Además, explicar que al otro lado del Atlántico hubo nombres como Fray Alonso de Molina, de Badajoz, que tuvo una importancia fundamental en la creación de hospitales en América en el siglo XVI, no solo como espacios de sanar el cuerpo sino también de desarrollo de prácticas médicas. Esto se sabe poco y en estas jornadas lo daremos a conocer.

Van ya siete jornadas sobre humanismo extremeño desde 1996, ¿quién suele ir, es siempre un público relacionado con la élite intelectual?

Nacieron para conmemorar el nacimiento de Benito Arias Montano y no le falta razón en la pregunta. Algo tan específico como es hablar de Humanismo pudiera quedar en el ámbito de especialistas, es lo que suele ocurrir con los encuentros científicos y a veces los que nos dedicamos a esto no sabemos proyectar bien a la sociedad los resultados de nuestros trabajos. Pero hay que hacer un esfuerzo. La Academia lo está intentando, por eso queremos que el público en general se acerque a estas jornadas. No están vetadas y no son solo para eruditos. Vamos a procurar que se desarrollen con un lenguaje accesible huyendo de unos tecnicismos de los que a veces se abusa. Serán bienvenidos todos los que quieran venir, basta el afán de curiosidad sobre nuestro pasado y querer saber qué papel ha jugado Extremadura en ese binomio que desde el siglo XVI recorre Europa, como es la relación entre Medicina y Humanismo, en la que participamos con nombres señeros. El que quiera saber algo más de un pasado del que deberíamos estar orgullosos que se dé una vuelta por las sesiones y de paso conozca a los académicos, pues es nuestra obligación también darnos a conocer y acercarnos a la sociedad.

¿Es muy pretencioso afirmar que hubo un humanismo extremeño?

El humanismo no tiene fronteras. No había límites ni centros ni periferias. Lo que había eran humanistas extremeños que formaban parte de ese fenómeno cultural tan trascendente para entender lo que fue y es Europa.

¿Qué próximas actividades tiene la Academia de Extremadura en su agenda?

Además de las lecturas de los discursos previstos de Jesús Sánchez Adalid, María Jesús Viguera y José Luis Bernal en los próximos meses, la Academia va a desarrollar una exposición de pintura del programa 'Artistas en la Academia' que va a inaugurar don Gerardo Ayala en el Patio Noble de la Asamblea de Extremadura. Tenemos también prevista la exposición de los fondos de Ramón y Cajal que tenemos en la Biblioteca de la Academia y que queremos llevar a la Biblioteca de Extremadura y la Facultad de Filosofía y Letras. Esto es lo más inmediato, pero también queremos abrir una línea editorial con la Editora Regional. Todo esto, igual que las jornadas de la próxima semana, sería imposible sin apoyos, como el del Colegio Oficial de Médicos de Cáceres, que nos cede sus instalaciones. En muchas otras tareas también nos ayudan la Junta de Extremadura, las dos diputaciones, la Asamblea de Extremadura o las fundaciones de Caja Extremadura y Caja de Badajoz, que colaboran para que la Academia siga con su actividad en un momento muy necesario debido a la crisis de valores, de ahí que evocar el Humanismo, la Medicina, otros tiempos y la cultura y el papel de algunos extremeños sea lo que nos corresponde.