Hoy

De Mandrake el Mago al Doctor Strange: El regreso de la psicodelia

De Mandrake el Mago al Doctor Strange: El regreso de la psicodelia
  • Cada vez que veo un cómic llevado al cine, me pregunto qué sentiría si esa película hubiera podido verla en el momento en que leía aquellas viñetas

Cada vez que veo un cómic llevado al cine y me gusta, me pregunto qué sentiría si esa película hubiera podido verla en el momento en que leía aquellas viñetas. Los cinéfilos y comiqueros de toda la vida no hemos tenido la suerte de ver llevadas a la pantalla con la elegancia y la calidad que exigían las obras de la Edad de Oro, aquellas que nuestros padres (la generación de la guerra civil) conocieron a través de revistas como El Aventurero y nosotros en la colección Héroes Modernos de Editorial Dólar (años sesenta). Me refiero a autores como Alex Raymond, Lee Falk o Harold Foster y personajes como Flash Gordon, El príncipe Valiente o El Hombre Enmascarado. Ninguno de ellos ha tenido una película medio decente, pese a ser el equivalente en cómic a lo que en la historia de la pintura serían Miguel Angel o Leonardo.

Esto viene a cuento a raíz del visionado de “Doctor Strange”, que me ha hecho reconciliarme con las películas Marvel, de cuyas últimas entregas salí bastante decepcionado. Y es que este neurocirujano que se transforma en un mago con poderes místicos, me ha hecho recordar a otro héroe de papel de nuestra infancia : “Mandrake el mago”, un prestidigitador de asombrosos poderes, que también hacía incursiones en universos paralelos y tenía escarceos con alienígenas, acompañado de su fiel ayudante Lotario y su prometida la princesa Narda. Incluso Fellini intentó llevarlo al cine encarnado por Marcello Mastroianni. Ahora tiemblo pensando que hay un proyecto en marcha interpretado por un tipo que no me hace mucha gracia: Sacha Baron Cohen.

Lea el blog entero en Allá películas.