Hoy

Ada Colau quiere que la Sagrada Familia pague su permiso de obras

  • La basílica lleva casi siglo y medio sin solicitar ni abonar la licencia de obra, entre otras razones porque ningún gobierno municipal se lo ha pedido

La Sagrada Familia goza de un privilegio, el de no contar con licencia de obra ni tener que pagarla, que tiene los días contados. La alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, se reunirá en los próximos días con los responsables del templo de Gaudí para instarles a que pasen por caja y abonen el permiso de obra, como hacen todos los edificios en construcción.

Y es que la basílica lleva casi siglo y medio sin solicitar ni abonar la licencia de obra, entre otras razones porque ningún gobierno municipal se lo ha pedido. Paga la luz, el agua y el gas, pero no paga impuestos municipales. Ahora, Colau quiere acabar con esta anomalía histórica que le puede salir muy cara al templo. Si cuando se otorga una licencia de obra hay que pagar el 3,35% del presupuesto, lo que reclama el consistorio es unos 840.000 euros anuales para los próximos 10 años, teniendo en cuenta que el presupuesto anual de la obra es de 25 millones. No sería, eso sí, con carácter retroactivo, porque eso significaría la ruina para los impulsores del edificio expiatorio. Se trata de un trato de favor, aceptado durante años y que es similar al que exime a la Iglesia católica del pago del IBI, pero polémico desde hace tiempo y que ningún gobierno municipal se había atrevido a abordar hasta la fecha.