Hoy

Jérme Salle cierra la sección oficial con un filme sobre Cousteau y su hijo Philippe

  • ô

Entre imágenes inmersivas y planos subacuáticos envolventes, el Zinemaldia puso punto y final a la sección oficial con 'La odisea', un filme que se proyectó fuera de concurso y que hace un recorrido por la vida del explorador Jacques Cousteau (1910-1997) y su hijo Philippe. Lambert Wilson encarna al protagonista en una película que muestra el carisma que elevó a este hombre a rango de superhéroe, pero también el egoísmo que manchó su reputación.

«Cuando empecé a contar que iba a hacer una película sobre Cousteau, unos me decían que era un genio, un dios, y otros que un pedazo de mierda», contó Jérôme Salle. «Yo me sitúo completamente en el medio. Era humano, hizo cosas grandes, y sí, también era egoísta y testarudo». En este sentido, tanto Salle como Wilson y la estrella emergente Pierre Niney ('Yves Saint Laurent') que interpreta a Philippe coincidieron al señalar el poder de seducción y el carisma de un hombre que se ha convertido en leyenda, aunque subrayaron al mismo tiempo su dureza con las personas cercanas y su «debilidad» en las relaciones sociales. «Era un hombre valiente, nada le acobardaba, pero cuando tenía que despedir a alguno de sus trabajadores enviaba a otra persona a hacerlo», señaló Salle. Igualmente, resaltaron el verdadero espíritu marinero y la fuerza de su mujer, encarnada por Audrey Tautou ('Amelie').

El realizador francés se considera uno de tantos niños que crecieron soñando con las aventuras marítimas del comandante del gorro rojo a bordo del Calypso, pero al descubrir que sus hijos y muchos jóvenes en Francia no sabían quién era Jacques Cousteau empezó a investigar. «Encontré a un hombre más complejo», que nace como un aventurero, pasa a convertirse en una persona mediática y algo egoísta, y se reconvierte en un ecologista.