Hoy

El 43% de los jóvenes con rentas bajas deja los estudios

España tiene la tasa de abandono escolar temprano más alta de la Unión Europea. Aún duplica la media del continente pese a haber caído año a año desde el comienzo de la crisis económica. Según un estudio presentado ayer por la ONG Save The Children, este fenómeno afecta sobre todo a las familias con rentas más bajas, donde la proporción de los jóvenes de entre 18 y 24 años que no han logrado ningún título más allá del graduado en ESO -y a veces ni siquiera este- alcanza el 43%. Entre las de mejor situación socioeconómica, sin embargo, solo son un 8%.

«La educación tiene un impacto muy importante en el empleo, en los salarios, en las oportunidades vitales y en la adaptación a los cambios a los que obliga la economía», explicó Andrés Conde, director general de Save The Children España. «Tiene un impacto personal severo, pero también un impacto social muy grave». Según datos recopilados por la ONG -y estimados por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE)-, esta tasa de abandono escolar temprano supone un coste para la economía española de entre el 5,9% y el 10,7% del PIB.

Además, destacó Conde, uno de cada cuatro estudiantes de rentas bajas escolarizados en España nunca obtiene ni siquiera el graduado en ESO, y la tasa de repetición de curso en el país triplica la media de la Unión Europea. «Son números inaceptablemente altos», indicó. «Muchos de estos niños provienen de familias de un nivel socioeconómico bajo. La renta es un predictor fortísimo de las tasas de abandono escolar prematuro». Los otros colectivos especialmente afectados son los hijos de padres inmigrantes, las minorías étnicas y los discapacitados. «El abandono no solo es una cuestión de dificultades para el aprendizaje, es una cuestión de injusticia social», sentenció.