Hoy

María Ke Fisherman crea tendencias en la Madrid Fashion Week

fotogalería

Propuesta para la primavera/verano de María Ke Fisherman. :: efe

  • El dúo de diseñadores formado por la extremeña María Lemus y Víctor Alonso muestran prendas de ganchillo de líneas «muy afiladas»

María Ke Fisherman, dúo de diseñadores formado por la extremeña María Lemus y Víctor Alonso, en el universo de la moda hacen lo más difícil, «crear tendencias», según se vio ayer en la cuarta edición de la pasarela madrileña, donde mostraron prendas de ganchillo de líneas «muy afiladas» en un desfile al que asistió la portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña.

«Nosotros arriesgamos, no somos conformistas», explica a Efe Víctor Alonso que, junto a María Lemus, es capaz de inventar estampados, siluetas comprometidas y descontextualizar prendas, en definitiva tendencias.

En esta ocasión, esta pareja creativa trajo a la Mercedes-Benz Fashion Week (MBFWM) un propuesta en la que convive el mundo místico de las monjas de clausura con la potencia de los camiones y el asfalto.

Sobre la pasarela, sus diseños respiran libertad y proyectan buen rollo. El ganchillo artesano de las carmelitas onubenses se pone en la carretera en dirección a cortes afilados, largos evasé y siluetas túnica y «patrones arriesgados en los que se entrelazan varias capas» en el que las apariencias engañan, como una aparente falda que en realidad es un pantalón.

Esta pareja, que trabaja la napa por primera vez, muestra fabulosos jerséis de punto de 'jacquard', en los que aparecen impresos los dos mundos a los que hacen referencia: los conventos y los motores.

María Ke Fisherman nació en el 2007. Desde entonces ha crecido mucho, ha vestido a actrices y cantantes como Katy Perry, Miley Cyrus o Lady Gaga, incluso se ha alzado con el Premio Nacional de Moda al Nuevo Valor 2016. Esta firma se apoya en la venta 'on line' y en 'showrooms' de Los Ángeles o Nueva York.

«Nuestro espíritu de superación no nos permite disfrutar de los premios», dice tímidamente Alonso, quien reconoce que los galardones otorgan prestigio: «Ya no nos consideran unos chavales, locos por la cultura manga, sino creadores de tendencias».