Hoy

Un paseo entre burbujas por el Penedés

Viñedos en la comarca del Penedés.
Viñedos en la comarca del Penedés. / Turismo de Vilafranca
  • La región catalana del cava ofrece multitud de actividades relacionadas con el enoturismo que no dejan indiferentes a turistas y curiosos

La comarca del Penedés, situada a unos 50 kilómetros de Barcelona ofrece un entorno único para el cultivo del viñedo, de los cuales se obtiene el cava, un producto autóctono de la zona, singular y de reconocimiento internacional. Las masías, salteadas, rompen con la estética lineal de los viñedos, mostrando la arquitectura tradicional de la Cataluña más rural.

La región, ubicada entre la costa mediterránea y las montañas del interior, alberga numerosas bodegas, elementos patrimoniales y una oferta turística y gastronómica muy completa. El enoturismo es la actividad más demandada por los turistas. Visita a bodegas, dormir entre viñedos, degustación de productos como vino autóctono y cava del Penedés, maridajes con productos de la región y degustaciones gastronómicas son algunas de las actividades que se pueden realizar.

El Penedés es una tierra hecha de matices. Paisajes, olores, sabores y emociones que se abren al visitante. Para conocerla, hay que seguir las pistas que los años y la tradición han dejado en el territorio, en su cultura y forma de hacer. El cava nació en 1872, a manos de la famosa Codorníu, siguiendo el método de elaboración del champán francés. Actualmente se elaboran unos 200 millones de botellas.

Existen rutas guiadas para que los turistas puedan disfrutar al máximo de la zona, casi todas parten de Sant Sadurní d´Anoia, lugar donde se puede leer “Bienvenidos al país del cava”. Aquí yacen las bodegas más famosas de vino espumoso, las sedes de Freixenet y Codorniú, los mayores productores de España.

Tras visitar Sant Sadurní, sus bodegas, la enoteca, la plaza del Ayuntamiento y el centro de viticultura Món del Cava, es obligatorio hacer un alto en el camino para detenerse en Villafranca del Penedés. Destaca el claustro de Sant Francesc, la iglesia de Santa María y el Museo del Vino. En Villafranca arquitectura y enoturismo se unen para que los visitantes puedan realizar una ruta medieval por sus edificios más representativos. En sus fiestas los famosos castellers se alzan para construir una torre humana que se clava en la retina del viajero.

Estos son los dos centros neurálgicos de la comarca, la producción de cava la integran 160 municipios. La ruta se puede completar con cualquiera de ellos, por ejemplo visitando Sant Martí Sarroca, pasando por su castillo y su iglesia. Destaca también el pueblo de Sant Pere de Riudebitlles y el de Sant Pau d´Ordal.

Si viajas en carretera entre pueblo y pueblo podrás encontrar kilómetros de viñedos y decenas de bodegas que explotan al máximo estas tierras. El Penedés concentra más del 95% de la producción de cava y tan solo el municipio de Sant Sadurní centraliza el 75% de ella.