Hoy

Belleza por dentro y por fuera y cubismo de color sobre un cerdo

  • «Le he puesto nombre, pero no lo puedo decir; es de un político», dice García medio en serio medio en broma

«El cerdo tiene una estructura un tanto amorfa. No es estéticamente bello. No es bello por fuera. Por dentro, gastronómicamente, sí es bello», asegura Juan García Sánchez. Con esta premisa, el pintor se planteó el reto de embellecer la escultura de Luis Martínez Giraldo, algo que ha conseguido. Sin embargo, «en este caso, el cerdo está hueco. Nunca compaginamos las dos partes», bromea García.

Una de las dificultades que el artista se ha encontrado a la hora de enfrentarse al peculiar lienzo tridimensional, que es la escultura porcina, ha sido el acondicionamiento de sus trazos a la empresa que se le adjudicó, ya que su cerdo está patrocinado por Servi Riegos. «No me ha sido fácil concebir el concepto de la esencia de la empresa. Por ello, me he desviado un poquito de mi técnica. He hecho una gama de color y calor, intentando simular el riego que cae y el campo extremeño. Para terminar con la bandera de Extremadura», explica García, que es un pintor minucioso. «Cuando el pincel lo pongo en el soporte, detrás de todo eso hay muchísimo dibujo y mucho convencimiento de que lo que voy a hacer es realmente lo que quiero», apunta el artista que, con una media sonrisa no desvela el nombre de su creación. «No lo puedo decir porque es de un político».

En lo que a la Iberian Pork Parade se refiere, García está convencido que es una muy buena iniciativa «porque el cerdo extremeño debería estar más promocionado. Además, el arte debe ser siempre generoso. Se basa en dar a conocer y en que el espectador pase un rato agradable con una obra de arte», apunta.

Cubismo de color sobre un cerdo

Un cerdo cubista y muy colorido. Como idea, puede parecer una apuesta arriesgada, pero la pintora Marifé Díaz ha ganado con ella. Desde luego, el resultado funciona. «Quería hacer algo alegre, atrevido, trabajado y que llamara la atención no solo por el color, también por el diseño», asegura la artista dombenitense, que le ha puesto a su obra el nombre de 'Cubicerdo'. «Es un homenaje a Picasso, que es uno de mis artistas preferidos», apunta Díaz.

La pintora trabaja como creativa publicitaria en la empresa Badacolor, la misma que patrocina la escultura sobre la que ha plasmado su arte. «Es algo que me ha influido a la hora de hacer mi trabajo, porque he unido el diseño, la pintura y el color que vendemos en la empresa», puntualiza, añadiendo que se sumó a la Iberian Pork Parade porque le parece una iniciativa fresca y novedosa. «Nadie había juntado nunca a tantos artistas extremeños en una sola obra, porque en realidad esto es una sola obra con diferentes artistas y diferentes temas», señala Díaz.

Lo primero que hizo con la escultura fue darle una base de masilla para suavizar los contornos. Luego, incorporó los rostros a las protuberancias propias del cerdo. «Todo tiene su porqué, cada cara está integrada en su volumen y si vas buscando, vas viendo diferentes formas», expone. Una vez que tenía la idea y el dibujo claro, el siguiente paso fue pintar. «Quería incorporarle rostros humanos y de animales, darle color y un poco de movimiento. Hacerlo un poco divertido, porque la iniciativa me parece una idea divertida como para hacer algo triste», concluye.