A Femen le toca la Lotería

CONCURSO DE MURGAS (SEGUNDO DÍA DE PRELIMINARES)

Las feministas de Los Chungos y los ganadores de la Lotería de Yo no salgo levantaron una noche fría

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

La segunda noche de preliminar del concurso de murgas prometía más que la primera, a priori, pero resultó fría. Al público le costó volcarse. Las feministas de Los Chungos, que este año se llevarán tantas críticas como alabanzas, y los ganadores de la Lotería de Yo no salgo calentaron el teatro.

La noche la completó Dakipakasa con un escenario impresionante y dos murgas que debutaron de forma muy distinta. La Coracha, con murgueros veteranos, hizo un buen papel mientras que 'Sa Terciao', el primer conjunto que llega de Talavera la Real, solo pudo salvar lo noche y poco más.

Más información

Yo no salgo se vuelve a salir

La segunda noche de preliminares empezó con ovación del público. Yo no salgo lo ha vuelto a hacer. Esta murga gamberra encontró su estilo hace tres años con sus mamarrachos y ya son garantía de carcajadas. Este año son ganadores de la lotería con un popurrí redondo en el que se quedaron con el público hasta el último compás.

Tuvieron momentos brillantes, como los dientes de oro que lucen a juego con su traje de leopardo, por ejemplo, un pasodoble que emitieron en directo por Facebook y que dedicaron a las redes sociales. Aún mejor fue su cuplé sobre los fichajes que harían en las murgas. Una letra para enmarcar.

Su único obstáculo fueron las voces. A ratos, con las canciones más rápidas, se perdía parte de la letra. Fueron a mejor según avanzaba el repertorio.

Yo no salgo puede llegar lejos este año pero, ante todo, hará pasar un buen rato a cualquiera que los escuche.

Sa Terciao debuta con lo justo

A continuación fue el turno de 'Sa Terciao' que debutó con lo justo. Es su primer año y les queda mucho por mejorar. Este año son ciegos. Cuentan con un disfraz sencillo con unas gafas originales, eso sí, un repertorio en el que les faltó explotar el personaje y algunos buenos momentos, especialmente cuando trataron la actualidad.

Lo más justo fue el nivel vocal aunque se ve que hay varias voces buenas, pero al grupo le queda un mundo para ajustarse. El peor momento el pasodoble quejándose del concurso. Está feo llegar criticando.

Casimiro Buenavista no será el personaje de estos carnavales pero ha dejado algunos brillos como la primera mención al radar, a la vista de Albert Rivera, al Campañón o al tren. Ese es el camino los próximos años. Este no, como le dice su novia en la actuación, este no pasarán de fase, pero ya son una murga más y eso es mucho.

A Dakipakasa se le queda pequeño el escenario

Y llegó Dakipakasa. Esta murga, más una comparsa, siempre presenta puestas en escena impresionantes, pero este año se han superado. Viven en las nubes, en su peculiar escalera entre el cielo y la tierra y además cuentan con dos enormes figuras que despliegan sus alas. Vamos, que el escenario del López de Ayala, al final, se les va a quedar pequeño. Además de su decorado, impresiona su traje que incluye hasta luces para representar los rayos.

En cuanto a sus voces, ni han notado que no había micrófonos. Cuentan con un sonido impecable. La letra ya es otro cantar. Su actuación ha ido a dos ritmos. La primera parte ha enganchando con momentos como un pasodoble a ‘La manada’ o el cuplé al terremoto, pero el popurrí resulta tedioso a ratos. Primero porque escogen temas más complicados y además porque los alargan. La segunda parte de la actuación se les ha ido en un enfrentamiento entre norte y sur, una conversación con el sol y otra con San Pedro. Su intensidad resulta repetitiva y les falla el dinamismo.

A pesar de sus particularidades, Dakipakasa tiene el nivel y los puntos para llegar un año más al viernes de Carnaval.

La Coracha promete

Tras el descanso debutó La Coracha que firmó un buen papel en su primer año. Aparentemente es una murga nueva pero compuesta por murgueros veteranos y se nota. Hay tablas. Han elegido un buen tipo como libros olvidados con Robin Hood, Sherlock Holmes, Robinson Crusoe, etc. Buena idea y además ejecutada bien y con estilo.

En cuanto el repertorio, el popurrí es muy superior al resto y también mejoraron en voces. Entraron muy fríos pero se despidieron a otro nivel. Sus bromas no son para caerse de la butaca de risa, pero tuvieron sus momentos como el libro que quiere independizarse o los que quieres ser las ‘Sombras fe Grey’.

Hicieron un buen repaso de la actualidad e incluso se atrevieron a hablar de la hija de Belen Esteban y eso que ha denunciado a una chirigota gaditana por el mismo chiste. La Coracha no empezó mal, promete, pero queda camino por andar.

Los Chungos la lían

Los Chungos cerraron la noche con su tipo de mujeres feministas. Si sobreviven a la cáscada de críticas que les va a caer por ser políticamente incorrectos, se lo pasarán de miedo estos carnavales. Son groseros, innegable, pero son divertidos, eso tampoco se puede negar. Solo ellos se atreverían a escribirle una letra al clítoris y lograr que el público la coree a la primera.

Su mayor obstáculo fue la concha, porque les hizo justicia. A esta murga le perjudica y mucho la desaparición de los micrófonos porque cantan más bien mal. Al público se le olvida, claro, porque los hacen reír.

La caracterización es muy buena. Tanto que a veces los hombres travestidos hacen dudar. Sus feministas están muy logradas y, una vez superada la incomodidad de reírse de algo serio, la verdad es que se disfruta y punto. También hay que decir que tienen una despedida muy buena que podría ser un himno feminista. Una pena que no la hayan cantado sino perpetrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos