La concha acústica gusta la primera semana

N. R. P. BADAJOZ.

La novedad de esta edición del concurso de murgas es que los grupos han decidido cantar sin micrófonos ni amplificadores en el teatro, solo con una concha acústica, un techo que sirve para proyectar las voces hacia el público.

Muchos tenían dudas sobre el resultado, pero la primera semana ha dejado buenas sensaciones. En general los murgueros están contentos y destacan que el resultado es más natural para los espectadores. Estos, por su parte, no han notado grandes diferencias, solo hay dificultades para escuchar a algunos grupos o en momentos puntuales. Lo que sí achacan los asistentes al teatro es que deben estar muy callados para no perderse nada por lo que a veces es difícil reírse o aplaudir con libertad.

Se escucha mal, según asegura el público, cuando una murga habla muy rápido o no vocaliza bien, cuando cantan bajo o cuando cantan de espaldas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos