Miles de pacenses despiden el carnaval en San Roque

1

Umsuka-Imbali se impone en un desfile con 14 comparsas, 3 grupos menores y 12 artefactos

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Se acabó el Carnaval de Badajoz 2018. Comienza la cuenta atrás para el próximo, que será dentro de 380 días. Habrá que esperar al primer día de marzo de 2019 porque, si esta ha sido una fiesta tempranera, casi navideña, la próxima será primaveral. La edición de este año se despidió ayer con una jornada multitudinaria. Miles de personas se reunieron en San Roque para disfrutar del entierro de la sardina.

Más información

El montaje de cubanos de Umsuka-Imbali conquistó al jurado, que le dio el máximo galardón. El segundo premio fue para Vaivén, cuyo enorme estandarte de elefante también fue considerado el mejor. El tercer puesto fue para los Caretos Salvavidas que vivieron un pasacalles especial. Ayer por la mañana falleció un familiar de los fundadores de este grupo, pero la comparsa quiso salir en San Roque a pesar de ello, por lo que recibieron un caluroso aplauso del público. Los accésit de comparsas estuvieron repartidos entre Los Soletes, Caribe y Moracantana. Los Loleros, inspirados en la película Alicia en el país de las maravillas, ganaron el premio al mejor artefacto, seguido por la casa del terror de Trimoto y la carrera de coches de Stand By.

RESULTADOS SAN ROQUE

Mejor comparsa
1
Umsuka-Imbali
2
Vaivén
3
Caretos Salvavidas
1
accésit. Los Soletes
2
accésit. Caribe
3
accésit. Moracantana
Mejor estandarte
1
Vaivén
Mejor artefacto
1
Los Loleros
2
Trimoto
3
Stand by
Mejor llorona
1
Paqui Bernal

El ambiente en San Roque comenzó poco antes de las siete de la mañana cuando algunas cafeterías comenzaron a servir desayunos y llegaron los primeros pacenses a reponer fuerzas tras toda la noche de fiesta. La noche del lunes contó con mucha afluencia de público y parte de ellos acabaron en San Roque por la mañana. Esta imagen contrastó, pocas horas después, con las familias que se levantaron para desayunar. Las migas, como siempre, fueron lo más demandado.

A los asistentes les impresionó el estandarte de la comparsa Vaivén, un enorme elefante

A las once de la mañana arrancó el desfile de comparsas. El grupo de percusión Batala Badajoz abrió el cortejo. Entre sus 120 componentes estos carnavales han contado con visitantes de otros países europeos como Reino Unido, Francia, Austria o los Países Bajos. Este movimiento forma parte de una agrupación a nivel mundial que realiza intercambios y que pretende dar una imagen internacional de la fiesta pacense.

Tras ellos llegó a Ricardo Carapeto la protagonista de la jornada, la sardina creada por la Asociación de Vecinos de San Roque que recorrió la avenida hacia la sede vecinal para descansar hasta 2019, ya que este año no le tocaba arder. En este barrio solo prenden fuego a esta figura cada cinco años. Acompañaron a este pez media docena de lloronas y otros personajes típicos de esta cita como San Pancracio.

En las barras de Ricardo Carapeto, repletas, se sirvieron sardinas, pinchitos y panceta

El premio a la mejor plañidera recayó una vez más en la vecina de San Roque Paqui Bernal, que se ha convertido en un referente en esta fiesta. Lleva 12 años animando el cortejo fúnebre con sus lloros, sus desmayos fingidos y sus gritos, que siempre hacen reír al público.

Cartones de leche

Las comparsas pidieron paso a continuación y su pasacalles comenzó de la mejor manera. Abrió pasó el enorme elefante que ha construido la comparsa Vaivén como estandarte. Se trata de una figura enorme que puede llevar ocupantes encima y en su interior y que está forrada de cajas de leche. Además, la boca del paquidermo se abre y barrita. Por si estos elementos no impresionasen lo suficiente, en el interior del estandarte hay una exposición de fotografías en blanco y negro de esta comparsa. Vaivén también lleva este tipo de imágenes en su traje de 2018 porque son 'emisario del carnaval'.

Tras ellos desfiló Yuyubas, que cumple 30 años y ha dedicado su traje a este aniversario. Su estandarte es una tarta de cumpleaños en la que lucen sus gorros de otras ediciones y esta misma tarta se repite en sus sombreros, que incluyen también elemento de otros carnavales.

Lancelot, tras ellos, gustó por sus sombreros brillantes de trovadores y su coreografía con bandurrias, mientras que Cambalada jugó en sus bailes con un cuchillo y un brújula, entre otros elementos, porque son buscadores de tesoros.

Con la quinta agrupación en pista, la avenida ya estaba al completo de público y los que aún desayunaban se iban mezclando con las primeras rondas de pinchitos o sardinas en las barras instaladas en las calles de San Roque.

Los Soletes tomaron Ricardo Carapeto entonces con su mezcla de traje de tuna y vestuario popular de Perú. Su colorido lució al sol en San Roque. Lo mismo ocurrió con el vestuario de muchos grupos que el domingo desfilaron con el cielo nublado, pero ayer pudieron presumir mejor de brillo. En Los Soletes, además, llamó la atención su mezcla de ritmos con canciones como 'La lambada' y otras como 'Compostelana', típica de la tuna.

La Kochera salió a continuación recreando el musical Annie. Como siempre, sus coreografías narrando la historia gustaron mucho. Tras ellos, Infectos Acelerados lucieron sus penachos de plumas de indios americanos, seguidos por Desertores que celebran su 30 aniversario como corsarios franceses. Llamó la atención especialmente su falda de cuero decorada con olas pintadas a mano, una combinación muy elegante.

El grupo menor 'El patio de mi casa' siguió el pasacalles con su traje de Pinocho, que incluye un gorro con elementos del cuento como la ballena o las orejas de burro. Los moteros de Wailuku les siguieron con una de las coreografías, al estilo roquero, que más enganchó al público. Los superhéroes de Moracantana, por su parte, emocionaron a los más pequeños con sus figuras de Hulk y Thor. Caretos Salvavidas, por su parte, brillaron en su 25 aniversario con su fantasía azteca. Las plumas doradas destacaron mucho.

La Bullanguera entró en pista con sus hippies. Ya pasaban las 13.00 horas y las barras estaban al completo. Era imposible tomarse una cerveza sin hacer cola y la avenida principal casi estaba colapsada de público. Caribe desfiló en el momento de máxima afluencia con su recreación de la película Mad Max. Los camalotes del Guadiana, el grupo menor, pasaron con sus trenes y Umsuka-Imbali, que finalmente se llevó el primer premio, sorprendió con su traje inspirado en Cuba. Gustó especialmente su estandarte con una gran figura y sus pamelas doradas. Cerró el pasacalles de comparsas el grupo menor Estaribé con sus pasteleros.

Fue entonces el turno de los artefactos. Una docena se acercó ayer a San Roque y, como siempre, animaron mucho al público, especialmente a los niños, lanzando caramelos y pinchando música. Los participantes ayer fueron Deskarria2, la Brigada Antiardores, Aprisa y corriendo, Trimoto, Mascachapas, Goteros y tiritas, Pues anda que tú, Los Loleros, Waltrapas, Juntos y revueltos y Stand by.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos