Miajadas celebra su conquista del carnaval pacense

Los Colegas, ya de vuelta en Miajadas, celebrando ayer su victoria. :: jairo pino

Los Colegas, la única comparsa cacereña del desfile, ganó con un montaje que incluyó un Titanic de 22 metros

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Esta semana, en Miajadas no hay ningún día festivo, pero va a haber fiesta. La que organizará mañana miércoles o el viernes a más tardar la comparsa Los Colegas para celebrar que el domingo conquistó el Carnaval de Badajoz con su montaje sobre la película Titanic.

Es un sueño cumplido para el presidente de la comparsa, Juan Francisco Gómez. Sus abuelos eran de Montijo y desde pequeño lo engancharon a los Carnavales de Badajoz. Empezó montando un grupo de percusión con tres tambores y los cencerros de las ovejas. «Mi hermana con cinco años tocaba la caja, que era más grande que ella. Siempre hemos tenido la ilusión por el Carnaval y por supuesto por el de Badajoz, que era nuestro referente».

Siguiendo este impulso formaron en 2013 Los Colegas. El primer año decidieron desfilar en Mérida para coger rodaje. «Pero luego fuimos a Badajoz, que era nuestro referente. Siempre hemos intentado corregir errores y mejorar. Intentamos llevar el mejor nivel posible porque sabemos que Badajoz es la máxima disciplina en esto», dice Gómez.

En 2014 llegó su gran momento. Se convirtieron en la primera comparsa cacereña, y hasta el momento la única, en debutar en Badajoz con un traje inspirado en un dragón. Tuvieron que salvar los 120 kilómetros que separan ambas localidades para poder recorrer los 1.100 metros del pasacalles pacense. Cuenta su presidente que fue inolvidable.

Más información

Su ascenso en Badajoz ha sido rápido. En cinco años suman tres premios. En 2016 lograron el primer accésit (sexta posición) con su Moulin Rouge. Ya dejaron claro que los estandartes se les daban bien. El año pasado asaltaron por primer vez el podio con su fantasía andaluza y este domingo llegaron a lo más alto. «Es muy especial, es un sueño hecho realidad en un desfile en el que hay tanto nivel», asegura su presidente.

El desembarco del Titanic en Badajoz comenzó a fraguarse hace meses. Una de las componentes de Los Colegas, Gema Ortiz, propuso la idea y decidió ver la película decenas de veces para hacer el diseño junto con Mene Gil. Poco a poco fueron incluyendo detalles en el traje. Así, el gorro está lleno de elementos del barco como el timón, las chimeneas y las barandillas de las cubiertas, pero también detalles menos evidentes como el logo de la naviera, la peineta de la protagonista o el dibujo de la cúpula que había sobre las famosas escaleras del barco.

El traje representa una mezcla entre la primera clase, con su elegancia, y el estilo de la tercera clase con sus bailes. Está lleno de detalles, como la ruta que debía seguir el barco en la espalda, los carteles que anunciaban el viaje en la chaqueta o un maquillaje con cristal para hacer referencia al hielo del iceberg.

Lo que conquistó definitivamente al público y al jurado fue el conjunto que presentaron. Su cuerpo de baile estaba entre un estandarte en forma de proa y un carro de instrumentos en dos piezas que representaba la parte central y la popa del barco. Así, al desfilar se podía ver el efecto del barco al completo, una imagen espectacular que les valió el primer premio. Detrás del estandarte está Juancho, el manitas de la comparsa. Las tres piezas que componían el barco, unidas, medían 22 metros. Solo la proa suponía 6 metros de largo y cuatro y medio de alto. En la parte central estaban las cuatro chimeneas del Titanic. Un elemento muy característico porque fue el primer barco con cuatro elementos de este tipo en lugar de tres. En la proa, además, llevaban el nombre del trasatlántico.

Otro elemento que hizo triunfar a Los Colegas fue la música y la coreografía. La primera es obra de Pedro Antonio Gil y Víctor Manuel Bautista y los bailes contaron con la mano de Isabel María Sanabria. En sus pasos contaban la película con detalle. Comenzaban representando el momento de zarpar con una melodía épica, seguían con la polca de los bailes de la tercera clase, un vals representando la primera clase, el avistamiento del iceberg que señalaban sus bailarines, la música que tocaron mientras se hundía el barco y finalmente la canción de amor mítica. Contaron una película en un desfile y no se llevaron un óscar, pero sí el primer premio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos