Hoy

Un entierro de la sardina multitudinario despide la fiesta

video

C.M.

  • La recreación de la película Pesadilla antes de Navidad de Umsuka-Imbali se impuso en el desfile de comparsas ante miles de personas

Se acabó uno de los carnavales más multitudinarios de los últimos años. El buen tiempo ha sacado a los pacenses de sus casas y la afluencia de visitantes ha redondeado un año para recordar por la asistencia a todos los eventos del Carnaval de Badajoz. El Carnaval de día a reventar, la noche con las plazas llenas, en el desfile del domingo no cabía un alfiler, y ayer en San Roque no pudo ser de otra forma. La sardina fue enterrada ante miles de vecinos.

En 2016 se celebró un entierro de la sardina muy deslucido. La lluvia provocó que las comparsas desfilasen desafiando el mal tiempo, pero ante apenas unos cientos de aficionados. La imagen de ayer fue completamente distinta. A las once de la mañana las barras de la calle ya tenían ambiente porque muchos de los que salieron de noche aguantaron hasta la mañana. Una hora después la avenida Ricardo Carapeto estaba abarrotada para seguir el desfile de comparsas y a la una era difícil moverse o pedir una sardina en una barra.

contenidos relacionados

  • En Entierro de la Sardina, en imágenes

  • Gran desfile de comparsas de Badajoz (I)

  • Gran Desfile de Comparsas (II)

  • EspecialCarnaval de Badajoz

  • Desfile infantil y juvenil

  • EspecialNoticias, vídeos y galerías del Carnaval

Podio en San Roque

Los triunfadores de la jornada fueron Umsuka-Imbali. Su recreación de la película Pesadilla antes de Navidad conquistó al jurado de San Roque. El segundo premio del desfile que cerró la fiesta fue para Cambalada con sus jugadores de fútbol americano. El tercero para el guardián de la selva de Vaivén, que también fue premiada por su estandarte de un rostro formado por vegetación. Los accésit recayeron en Caretos Salvavidas con su tipo de mujeres colombianas, Wailuku gracias a su homenaje a la moda y Caribe con sus rastafaris.

El premio al mejor artefacto fue para el Moulin Rouge recreado por Trimoto, el 'Moulin Colorao', que también se alzó con el máximo galardón en el pasacalles del domingo. Le siguieron en el podio Mascachapas con su salón del oeste y Stand Xin By con un templo chino.

Paqui Bernal, un año más, se llevó un reconocimiento como la mejor llorona que acompañó a la sardina. Esta vecina de San Roque es una figura imprescindible en este evento. En 2006 comenzó a salir de plañidera, pero el año pasado faltó por enfermedad, así que ayer fue más especial la vuelta a su desfile. Además se subió al escenario acompañada de su hijo, por lo que resultó un premio especial. «¡Viva San Roque!, ¡Viva el Carnaval de Badajoz!», gritó desde la tribuna y se llevó la ovación de los asistentes.

Esta plañidera salió a la pista para acompañar a la sardina a las 11.30 horas. El ambiente en la avenida Ricardo Carapeto había empezado horas antes con un goteo imparable de jóvenes disfrazados que fueron llegando para desayunar en este barrio. Mientras, en la sede de la asociación vecinal se celebró una degustación de perrunillas. Con la sardina, además de Paqui Bernal con una peineta decorada con este pescado, fueron otras dos lloronas, San Pancracio, como es tradicional, y unos cuantos asistentes a medio disfrazar y con una cerveza en la mano.

A la estampa del entierro de la sardina le siguió la primera comparsa que competía ayer, La Bullanguera. Sus dioses celtas, con falda escocesa y pezuñas de animal, llamaron mucho la atención. En su gorro destacan dos grandes cuernos de ciervo. Tras ellos fue Yuyubas con su recreación del cuento de Caperucita Roja y el lobo.

Meraki desfiló a continuación. Fue su primera participación en el pasacalles de San Roque. Esta agrupación de Valdebótoa debutó el domingo en Badajoz y ayer repitió en el entierro de la sardina con su disfraz inspirado en el cine. Los Soletes les siguieron con su particular tribu africana y tras ellos Vaivén con su estandarte, que finalmente se llevó la victoria en esta categoría. Se trata de una escultura de más de tres metros decorada completamente con vegetación. Además jugaron con el público acercando su cara a los asistentes.

La Kochera de Puebla de la Calzada fue la sexta comparsa en hacerse ver en Ricardo Carapeto. Sus boxeadores gustaron por su coreografía, aunque solo pudieron desfilar 15 de sus bailarinas. Los Desertores, con sus bufones, fueron mucho más numerosos y también jugaron con el público siguiendo con su personaje. Lancelot participó a continuación con su traje basado en el fútbol americano. Es el 50 aniversario de la Super Bowl, por lo que este tipo se ha repetido en Badajoz. Tras Lancelot desfiló el grupo menor Los del barrio, que este año van de fregonas. Moracantana pasó tras ellos, también con un disfraz del deporte americano.

Lleno absoluto

Caribe fue la siguiente con sus rastafaris. A esas alturas del pasacalles la avenida ya estaba al completo y también la nueva plaza peatonal que se ha construido en la salida a la calle Solano de Figueroa. Caretos Salvavidas tomó el relevo seguido de los mosqueteros de Pío pío, Cambalada que repitió el tema de la Super Bowl, pero que fue la más reconocida por el jurado, Balumba con su homenaje al arte, los que fueron finalmente vencedores, Umsuka-Imbali, Wailuku y su diseño basado en Coco Chanel, los arlequines de Infectos Acelerados, La Movida de feriantes y los 11 artefactos participantes cerrando el cortejo.

Este desfile, que hace unos años era solo una pequeña muestra de Carnaval, coge cada año más tamaño y prestigio porque las comparsas superan el cansancio para competir y gustar al público.

Al término del pasacalles, se entregaron los premios, la sardina ardió y la Asociación de Vecinos de San Roque invitó a las comparsas y artefactos participantes a sardinas mientras los visitantes comían en las barras instaladas en la zona. San Roque celebró el final de la fiesta 2016, aunque hay quien dice que el entierro de la sardina es el principio del siguiente Carnaval. Para el de 2018 faltan desde hoy 345 días.