Hoy

El Museo del Carnaval interesa a los visitantes de Latinoamérica

Dos visitantes en el Museo del Carnaval durante la semana pasada. :: Pakopí
Dos visitantes en el Museo del Carnaval durante la semana pasada. :: Pakopí
  • Tras seis meses cerrado, el recinto abrió de nuevo las puertas el día 14 coincidiendo con su décimo aniversario

Mucho se ha hablado en los últimos meses del Museo del Carnaval. Cerrado desde finales de julio por la polémica entre Junta, que debe aportar una subvención de entre 35.000 y 50.000 euros al año, y Ayuntamiento, responsable del recinto y de contratar la seguridad y los tres guías, el centro cumplió el pasado martes 14 de febrero diez años con su reapertura.

Con la polémica ya superada, ahora toca reforzar el espacio. Mantiene su horario habitual de diez a dos y de cinco a ocho de martes a sábado y los domingos y festivos en horario de mañana.

En Carnaval abrirá más horas, organizará talleres infantiles de máscaras y disfraces, visitas guiadas y una actuación musical.

Pensando a medio plazo, desde la Concejalía de Cultura aspiran también a consolidarlo de cara a la candidatura de Fiesta de Interés Turístico Internacional. Aunque el público tipo de este recinto lo forman visitas escolares, grupos de mayores o seguidores de las comparsas y murgas de la ciudad, cada vez recibe más visitantes extranjeros. Aunque destacan los portugueses, en la nómina internacional hay cada vez más carnavaleros de latinoamérica que quieren conocer con detalle cómo se vive la fiesta en la ciudad. «Ya no nos sorprende tanto porque cada vez hay más gente de México, Brasil, Argentina..., pero es una tónica creciente», según apunta la concejala Paloma Morcillo.

Los lazos del Carnaval de Badajoz al otro lado del Atlántico no son nuevos, ya no sorprende encontrar en Internet imágenes del Carnaval de San Antonio, en Chile, donde las comparsas desfilan con trajes que en su día sacaron a la calle agrupaciones como Cambalada, Wailuku, Las Monjas, Vas como quieres, La Kochera o Los Rikis en Badajoz.

Parte del material que se expone en la sala principal lo ceden las propias agrupaciones, que renuevan continuamente sus aportaciones. Morcillo destaca precisamente el papel de las asociaciones carnavaleras, tanto murgas como comparsas, en el día a día del recinto. «Tienen un papel muy activo, no solo aportan trajes o sombreros, también música, contenidos audiovisuales y la idea es contar con un gran archivo multimedia de todo lo que se hace».

La reapertura, según la concejala, ha tenido mucha aceptación por parte del público. «Se han notado las ganas porque los primeros días no ha parado de entrar gente. Ahora es un no parar».

Muestrario vivo

La mayor parte de los colegios han reanudado sus visitas y talleres para explicar a los escolares en la fiesta y la intención pasa por convertirlo en un muestrario vivo y con mucha participación, tanto de los visitantes, como de los carnavaleros. El recorrido que se ofrece al visitante es muy interactivo. Junto a colecciones de vestuario que desfila por las calles, también hay un montaje con música de comparsas y estribillos de murga, un vídeo del último año y una crónica sobre el origen y la evolución para entender lo que supone el Carnaval en la ciudad. «Siempre le decimos a las agrupaciones que tienen las puertas abiertas para que nos aporten material, hay que enriquecerlo continuamente y nos ayudan a montar las exposiciones». El Museo de Badajoz es el primero que se abrió en España dedicado expresamente a la temática carnavalera y llama la atención porque un espacio histórico como el del Baluarte de Santiago de Menacho se dedica a un contenido tan vanguardista. En lo que se refiere a las cifras reales de visitantes, las últimas fiables corresponden a los seis meses de apertura de 2016. Hasta finales de julio, recordó la concejala, habían pasado más de ocho mil personas. Para este 2017, augura Morcillo, es muy probable que se supere esa cifra por el interés que ha despertado tras su reapertura. «Muchos de los que vienen por primera vez repiten al poco tiempo».