Los taxis podrán ir a recoger viajeros a Casar, pero no a Malpartida

Sólo pueden hacer servicios en otros municipios si piden permiso especial a la Junta

J. J. GONZÁLEZ CÁCERES.

Otra vez las cercanas localidades de Casar y de Malpartida se presentan como destino de diversión para vecinos de la capital, sobre todo jóvenes. Así, se espera que este sábado por la noche y ya de madrugada del domingo haya un gran movimiento de gente en Casar, y el martes, día 13, en Malpartida, con motivo de la Fiesta de la Pedida de la Patatera. Por ello, el Ayuntamiento de Casar ha solicitado un permiso especial a la Junta de Extremadura para autorizar a que los taxistas de la capital pueden acudir a recoger clientes a su municipio en estas fiestas, mientras que Malpartida ha optado por no pedirlo porque alegan que no hay reciprocidad en la feria de mayo o el Womad, por ejemplo.

De nuevo se puede vislumbrar conflicto, lo que podría denominarse guerra del taxi entre los profesionales de la capital y los que ejercen en pueblos del entorno. Como se recordará, la normativa nacional impide a un taxista de una localidad en la que ha obtenido la licencia desplazarse a recoger clientes a otras donde ya existe ese servicio. Lo que sí puede hacer un taxista es llevar clientes a cualquier otra ciudad, pero no ir a recoger. Para ello, existen los taxis locales.

Incumplir la normativa le puede costar caro al taxista que sea sorprendido por la Guardia Civil. La multa asciende a 600 euros, como mínimo.

Este impedimento se puede salvar puntualmente con las autorizaciones especiales de la Junta de Extremadura cuando un ayuntamiento lo solicita porque considera que durante una fiesta o cualquier otro tipo evento local la demanda de transporte se puede desbordar.

El alcalde de Casar de Cáceres, Rafael Pacheco, explica a este periódico que ha solicitado dicho permiso especial para los carnavales, con lo que los taxis de la capital pueden hacer el servicio de madrugada con normalidad en su localidad, donde actualmente sólo existe un profesional en activo. Pueden ir a recoger clientes entre las 2 de la madrugada y las 9 de la mañana durante los días del Carnaval. Además, la empresa concesionaria del autobús ampliará su servicio de conexión con la capital a partir de las 4 de la madrugada del sábado al domingo.

En todo caso, Pacheco es partidario de buscar una solución más estable, global y duradera. Una regulación que compense a los taxistas de una misma área metropolitana. «Se necesita una nueva regulación no sólo para las fiestas, que es cuando hay más problemas, sino también cualquier otro día del año», opinia.

Por su parte, Alfredo Aguilera, alcalde de Malpartida explica que tras una reunión con los dos taxistas de su localidad, ha decidido no pedir el permiso especial para la fiesta de la Pedida de la Patatera del martes de Carnaval. Cree que con el refuerzo del servicio de autobús se cubrirá la demanda toda vez que se trata de un evento que no se prolonga de madrugada. «Me gustaría que pudieran venir a recoger los taxis de Cáceres, pero es que no vemos reciprocidad». En todo caso, Aguilera también es partidario de buscar una solución con la Junta.

Por su parte, Vicente Mendoza, presidente de Radio Taxi, tiene claro que sin la autorización ningún taxista de Cáceres «se va a arriesgar por 15 euros, el precio del trayecto a Malpartida, a que te ponga una multa de 600». Preguntado por qué los de la capital no quieren que vengan a cargar taxis de otras localidades en la feria o el Womad, Mendoza afirma que no es comparable la situación porque en la capital hay 75 licencias de taxi y 110 conductores, con lo que estima que las necesidades del servicio están cubiertas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos