Las últimas lluvias garantizan el suministro sin bombeo solo hasta el verano en Cáceres

La concejala, junto con el gerente de Canal de Isabel II, esta mañana en las actividades organizadas con motivo del Día del Agua. /Jorge Rey
La concejala, junto con el gerente de Canal de Isabel II, esta mañana en las actividades organizadas con motivo del Día del Agua. / Jorge Rey

Los cacereños consumieron un 5,6 por ciento más de agua el año pasado, pero 2018 ha comenzado con descensos

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Con el pantano al 90 por ciento de su capacidad, Cáceres no tendrá problemas a corto y medio plazo con el abastecimiento de agua. Fue el mensaje que lanzó este jueves la concejala de Medio Ambiente, Montaña Jiménez. Máxima tranquilidad, por tanto, en relación al suministro. Sin embargo, éste sigue siendo un problema de fondo.

La obra del trasvase de Portaje está parada desde junio de 2013 y no hay perspectivas de que vayan a producirse cambios ante la falta de soluciones. La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) dejó incluso pasar los plazos para responder al Ministerio de Fomento respecto a los informes complementarios para que las tuberías cruzasen el Tajo y el Almonte ‘grapadas’ a los viaductos de la autovía A-66.

Más información

Las lluvias caídas en el mes de marzo suponen un aval para que el suministro se mantenga. Está garantizado por ahora y además sin necesidad de recurrir al bombeo desde el Almonte. El coste energético que conlleva traer el agua desde el Almonte al Guadiloba se eleva a unos 2.500 euros diarios. Había estado funcionando de forma ininterrumpida desde 2015.

El delegado de la empresa concesionaria y gerente de Canal de Isabel II incidió ayer en que en unos cuatro meses no será necesario activar ese sistema de bombeo.

«En caso de que no llueva estaríamos con una situación de tranquilidad hasta el verano. Y a poco que llueva, que debe llover, incluso después», apunta José Luis Castaño. Este jueves participó junto a Montaña Jiménez en la celebración del día internacional del agua. Se organizaron distintas actividades en las que tomaron parte alumnos de Infantil y Primaria.

Los datos

88
días es el tiempo que tardan los cacereños en consumir 2,5 hectómetros cúbicos. Es la cifra del agua que ha habido que tirar en las últimas semanas de forma preventiva en dos desembalses.
5,6
por ciento aumentó el consumo de agua en la ciudad en el último año. En 2017 se consumieron 10.269.985 metros cúbicos. En 2016 fueron 9.723.568 metros cúbicos.

Los actos se llevarán a cabo hasta el sábado día 24, entre ellos la segunda edición del concurso de pintura con el asunto monográfico del agua. También hay talleres de ocio temáticos, actividades lúdicas, ‘gincana’, manualidades y juegos.

Marzo lluvioso

«En la serie histórica marzo, no hay otro tan lluvioso como éste desde 1996. Se ha multiplicado por cuatro la cifra de marzo del año pasado. Esto nos permite tener una cierta tranquilidad», afirma la concejala de Medio Ambiente. En estos momentos el Guadiloba supera el 90 por ciento de su capacidad, por encima de los 18 hectómetros cúbicos. «La Confederación del Tajo no permite llenarlo por completo por un tema estructural de seguridad», advierte Montaña Jiménez. El pantano cuenta con reservas que equivalen a unos 20 meses de consumo. Más incluso si se considera que en los últimos años ha habido un descenso paulatino del consumo de agua, desde los 11,4 hectómetros cúbicos de 2009 (cifra más alta desde finales de la década de los 90) a los 9,7 hectómetros cúbicos de 2016. Supone un 15 por ciento menos.

Repunte en 2017

No obstante, con datos de la concesionaria, la cifra volvió a repuntar en 2017. El año pasado se consumieron 10,26 hectómetros cúbicos. Exactamente fueron 10.269.584 metros cúbicos, 546.016 más, un 5,6 por ciento por encima con respecto a 2016.

El actual ejercicio se ha iniciado por contra con una cierta moderación en ese consumo de agua. En enero se llegó a 724.173 metros cúbicos (un seis por ciento menos) y en febrero a 650.390 (bajada del 3 por ciento). El balance son 71.976 metros cúbicos menos consumidos en los dos primeros meses, una caída que ronda el cinco por ciento. Las campañas informativas, la crisis y el canon del agua explican el descenso de la última década.

A la espera de la obra para mejorar el trasvase del Almonte

La obra para mejorar el trasvase del Almonte al Guadiloba sigue pendiente de salir a licitación, pese a haber sido aprobada por la Junta de Gobierno el pasado 2 de febrero. El proyecto para que las bombas se renueven y se pueda elevar la capacidad desde los 25.000 metros cúbicos actuales a los 36.000 ya está a punto, pero han ido pasando las semanas y el concurso para ejecutar los trabajos sigue pendiente. La nueva Ley de Contratos del Sector Público es uno de los motivos de que esa espera se alargue ya que los pliegos deberán adaptarse a la nueva normativa. La inversión prevista es de 632.000 euros y permitirá modernizar las instalaciones, con cambios en las bombas y equipos actuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos