La Semana Santa estrenará una Pasión Viviente multitudinaria en la parte antigua

Integrantes de la banda infantil de cornetas y tambores de la cofradía del Humilladero, que se presenta el 4 de marzo. :: jorge rey/
Integrantes de la banda infantil de cornetas y tambores de la cofradía del Humilladero, que se presenta el 4 de marzo. :: jorge rey

El Domingo de Ramos habrá por primera vez cuatro procesiones y la fiesta incorpora una banda infantil de cornetas y tambores

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

cáceres. Si la Ciudad Monumental es un escenario perfecto para las procesiones de la Semana Santa cacereña, ¿por qué no convertirla en el decorado natural de una recreación teatral sobre las últimas horas de vida de Jesucristo? Bajo esta reflexión se fraguó hace casi un año un ambicioso proyecto que se convertirá en la gran novedad de la Semana Santa de 2018. Se trata de una Pasión Viviente que se prevé, a todas luces, multitudinaria por la implicación lograda hasta el momento de instituciones y diferentes colectivos diversos de la ciudad.

Un gran secretismo envuelve a los preparativos de este nuevo reclamo de la Pasión cacereña, que nace con vocación de permanencia. Hasta ahora sólo ha trascendido la fecha y la hora. Será el 22 de marzo, a las ocho y media de la tarde, en el recinto amurallado. La organización emplaza a una rueda de prensa para desgranar todos los pormenores.

Se equivocan quienes piensen que será un acto religioso. Nada de eso. Será una escenificación teatral. Prueba de ello es que, además de estar implicada la Unión de Cofradías, también participa en el proyecto la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD), el Conservatorio Oficial de Música, la Universidad Popular, el IES Universidad Laboral, la Escuela de Bellas Artes Eulogio Blasco, el Consorcio Cáceres Ciudad Histórica y hasta un grupo de caballistas de Arroyo de la Luz.

Los Estudiantes celebran su 60 aniversario y vuelven a su recorrido original En total, siete de las 23 procesiones modifican sus itinerarios este año

El autor del texto es César García, conocido por haber sido jefe de la Policía Local y también por su faceta literaria. La representación, que transcurrirá en diferentes escenarios como los adarves, la Plaza de Santa María o San Mateo, se ha mirado en el espejo de otras pasiones vivientes existentes como la de Castro Urdiales (en Cantabria) o en ejemplos más próximos como la de Oliva de la Frontera o la de Torrecilla de los Ángeles. En la de Castro Urdiales, de interés turístico nacional, participan 700 vecinos.

La Pasión Viviente cacereña narrará las últimas horas de Jesús, desde el capítulo de la Oración en el Huerto hasta su entierro. Cáceres se convertirá durante unas horas en Jerusalén y retrocederá en el tiempo 2.000 años. Pilato, Kaifás, Herodes y María Magdalena serán algunos de los personajes representados, además de Jesús y María.

Además de este estreno, la Semana Santa de 2018, que se celebrará del 24 de marzo al 1 de abril, tiene otras novedades importantes. Arrancará con un Domingo de Ramos sin precedentes. Durante esta jornada se celebrarán, por primera vez, cuatro procesiones, ya que la del Vivero cambia de día en el calendario y deja el Sábado de Pasión. Además, hay siete desfiles que modifican sus itinerarios. Algunos cambios son especialmente relevantes, como los introducidos por la cofradía los Ramos en la procesión de la Virgen de la Esperanza, la decisión de los costaleros del Vivero de llegar hasta la Plaza Mayor o el guiño que la cofradía de los Estudiantes hace a sus orígenes con motivo de su 60 aniversario. Este año ha recuperado el recorrido original de la procesión.

No es, por cierto, la única cofradía que está de aniversario. La del Humilladero celebra los 525 años de su nacimiento y por eso ha diseñado un calendario conmemorativo especial. Otro de los estrenos más llamativos de la Semana Santa viene de la mano de esta hermandad. Se convertirá en la primera cofradía en tener una banda infantil, cuya presentación al público está prevista para el próximo 4 de marzo. Y tocará, además, en la procesión del Jueves Santo que la cofradía del Humilladero protagoniza por las calles del barrio del Espíritu Santo.

La agrupación musical está formada por 24 niños con edades comprendidas entre los seis y los 12 años. «Esta agrupación ha surgido como cantera de la banda grande», explica Antonio Pablo, el director de la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo del Humilladero, formada en la actualidad por 75 músicos.

Desde el 24 de marzo

La Semana Santa, declarada fiesta de interés turístico internacional, arrancará el Sábado de Pasión, 24 de marzo, con la procesión del Cristo de la Victoria, desde el barrio de Mejostilla. Este desfile es el primero que introducirá cambios en su recorrido. Recortará su tramo final. La procesión saldrá de San Juan Macías, cruzará el puente de la Ronda Norte, atravesará Héroes de Baler, San Blas, la Plaza de la Audiencia, la del Duque y la Plaza Mayor. El año pasado también pasó por Pintores, San Juan y Gran Vía. Pero en esta ocasión la cofradía se dirigirá hacia la Concatedral de Santa María, donde se recogerá, al llegar a la Plaza.

El gran cambio de itinerario de este año llega de la mano de la hermandad del Dulce Nombre y Esperanza del Vivero. El desfile pasa del Sábado de Pasión al Domingo de Ramos y, además, llegará hasta la Plaza Mayor, desde donde regresará a la parroquia del Beato Marcelo Spínola. Será un esfuerzo titánico para los costaleros que llevan el paso de la hermandad. Recorrerán cinco kilómetros entre la ida y la vuelta. Y estarán en la calle desde las 15.45 hasta las 22.00 horas. «Para nosotros siempre ha sido una ilusión poder bajar a la Plaza y volver», comenta el hermano mayor, Francisco Javier Roncero. El paso de Nuestro Padre Jesús de la Humildad en su Prendimiento pasará por la avenida Ruta de la Plata, Virgen de Guadalupe, la calle San Pedro de Alcántara, avenida de España, San Antón, San Pedro, San Juan, Pintores, Moret, Plaza de la Concepción y General Ezponda hasta llegar a la Plaza.

La cosa no queda ahí porque el paso incorporará una nueva imagen. Se trata de la escultura dedicada a Judas Iscariote, obra del imaginero Ventura Gómez Rodríguez. De esta manera, el misterio estará compuesto por un total de cuatro imágenes, aunque la idea de la cofradía es llegar hasta las nueve durante los próximos años.

Será, por tanto, un Domingo de Ramos sin precedentes con cuatro procesiones en la calle. Por la mañana saldrá el desfile de la Burrina desde la iglesia de San Juan. Y por la tarde se celebrará la procesión de la cofradía del Nazareno y la del Amor, a las que se sumará la del Vivero.

El Lunes Santo los cambios llegarán de la mano de la cofradía del Cristo de las Batallas, que ha decidido ajustar su desfile y prescindir de los adarves y su paso por la Plaza de Santa Clara. El recorrido de este año transcurrirá por el Arco de la Estrella, Plaza Mayor, Pintores, San Juan, San Pedro, Donoso Cortés, Sergio Sánchez, Plaza del Doctor Durán, San Juan, Gran Vía y Plaza Mayor, desde donde regresará a la Concatedral de Santa María.

Las siguientes modificaciones serán el Martes y el Miércoles Santo, de la mano de una misma cofradía: la de los Ramos. Esta hermandad ha eliminado el paso por la Plaza de la Audiencia de la procesión de Jesús del Perdón (Martes Santo) debido a la imposibilidad de celebrar el rescate del preso y ha modificado por completo el recorrido del desfile, que discurrirá por Roso de Luna, Pizarro, la Plaza de la Soledad, Santa Clara, Puerta de Mérida, el adarve del Padre Rosalío, la calle Olmos, San Mateo, la calle Ancha y la calle Gallegos para volver a San Juan.

Y la procesión de la Virgen de la Esperanza del Miércoles Santo, una de las más seguidas de la ciudad, prescindirá de puntos tan emblemáticos como la calle San Pedro o la calle Parras. La cofradía ha ajustado y recortado recorrido (400 metros menos) y volverá a pasar por la calle Moret, que se descartó hace años porque los letreros que había entonces en la vía obstaculizaban el paso de las imágenes. Ya han desaparecido. La procesión, como es habitual, partirá de la iglesia de San Juan. Y desde aquí, en lugar de subir a la calle Parras por San Pedro, continuará por la calle Gran Vía, la Plaza Mayor, Gabriel y Galán, Sancti Spíritu, Ríos Verdes, Andrada, Santo Domingo, la Plaza de la Concepción, Moret, Pintores y San Juan.

En la noche del Jueves al Viernes Santo, la cofradía de Jesús Condenado, la más joven de la Semana Santa, estrenará recorrido, fiel a su espíritu innovador. Cada año modifica su itinerario y punto de salida. Esta vez partirá de la Concatedral y seguirá por la calle Mangas, Plaza de Caldereros, adarve de Santa Ana, Postigo, Gallegos, Plaza de San Juan, Gran Vía, Plaza Mayor. El desfile se recogerá en la ermita de la Paz.

Horas más tarde, a las 11.30, partirá de Santo Domingo la cofradía de los Estudiantes con un recorrido conmemorativo. El desfile pasará por Ríos Verdes, Sancti Spíritu, Plaza Mayor, Pintores, San Juan, Gran Vía, Plaza Mayor, Santa María, San Jorge, Arco de la Estrella y General Ezponda. Además, la cofradía celebró el día 23 una velada literaria en el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos y nombrará próximamente hermanos de honor a los fundadores de la cofradías.

Más allá de los cambios de recorrido, esta Semana Santa la Virgen de la Misericordia saldrá el Domingo de Ramos totalmente restaurada, el Cristo Negro estrenará un incienso elaborado por monjes franciscanos en Jerusalén y la Virgen María Corredentora desfilará el Jueves Santo por el Espíritu Santo con un nuevo paso hecho en plata.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos