La parte antigua de Cáceres retrocede 2.000 años y recrea hoy la Pasión Viviente

Arriba, uno de los ensayos con el vestuario; abajo a la izquierda, participantes en la Pasión, en el ensayo general; y a la derecha, prueba de maquillaje a Isidro Guerra, que será Herodes. /J. REY Y L. CORDERO
Arriba, uno de los ensayos con el vestuario; abajo a la izquierda, participantes en la Pasión, en el ensayo general; y a la derecha, prueba de maquillaje a Isidro Guerra, que será Herodes. / J. REY Y L. CORDERO

200 voluntarios participan en la representación de las últimas horas de vida y la muerte de Jesucristo

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Ya está todo listo para que la Ciudad Monumental acoja hoy, desde las 20.00 horas, el gran estreno de esta Semana Santa: una Pasión Viviente con el casco histórico cacereño como telón de fondo. La parte antigua viaja en la máquina del tiempo y retrocede 2.000 años para convertirse en Jerusalén y transformarse así en el escenario natural donde transcurre la pasión y muerte de Jesucristo.

Detrás de esta representación teatralizada se esconde el trabajo de 200 personas, todas voluntarias, que han estrechado esfuerzos para hacer este proyecto posible. Al frente de la dirección escénica y de todo el equipo humano encargado de representar las últimas horas de vida de Jesucristo está Andrés Mata, profesor de la ESAD, la Escuela Superior de Arte Dramático.

Ha supervisado todos los detalles. Y anoche, junto al resto del elenco, participó en el ensayo general que tuvo lugar en la Ciudad Monumental. Los nervios, admite, son inevitables a estas alturas.

Jaime Costas: actor profesional, se meterá en la piel de Jesús de Nazaret. Estará todo el tiempo en escena. La representación dura dos horas.

Jaime Costas: actor profesional, se meterá en la piel de Jesús de Nazaret. Estará todo el tiempo en escena. La representación dura dos horas.

Isidro Guerra: alumno de la Universidad Popular, es su primer contacto con el mundo del teatro. Interpreta al rey Herodes.

Isidro Guerra: alumno de la Universidad Popular, es su primer contacto con el mundo del teatro. Interpreta al rey Herodes.

José Mª Núñez: maestro y actor 'amateur', será Poncio Pilato, el gobernador que se lavó las manos antes de que Jesús fuera enviado a la cruz.

José Mª Núñez: maestro y actor 'amateur', será Poncio Pilato, el gobernador que se lavó las manos antes de que Jesús fuera enviado a la cruz.

Teyo Rodríguez: funcionario de la Inspección de Trabajo, será el sumo sacerdote del Sanedrín que condena a Jesús a la crucifixión.

Teyo Rodríguez: funcionario de la Inspección de Trabajo, será el sumo sacerdote del Sanedrín que condena a Jesús a la crucifixión.

Andrés Mata: profesor de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD), es el director escénico del montaje de la Pasión Viviente.

Andrés Mata: profesor de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD), es el director escénico del montaje de la Pasión Viviente.

«Tenemos una sensación muy buena, aunque también estamos un poco asustados», reconoce el director escénico. La Pasión Viviente no será estática, en un escenario único. Utilizará diversos enclaves del recinto amurallado. Arrancará en la Plaza del Conde de Canilleros, con la escena de la Oración en el Huerto, y concluirá con el entierro de Jesús en el convento de San Pablo. La fachada del Obispado, la Plaza de San Jorge, los adarves, la Puerta de Mérida, la calle Ancha y la Plaza de San Mateo completan el itinerario de la representación. Andrés Mata recomienda no perderse la escena de la flagelación localizada en San Jorge y la crucifixión de San Mateo.

«Vamos a intentar emocionar sin enseñar. No se va a ver a un romano clavando un clavo en la mano de Jesús, ni a un romano con un látigo dándole una paliza en la espalda. Pero sí se va a ver el resultado: tendremos un 'ecce homo' ensangrentado», describe el director.

En la piel del protagonista se meterá Jaime Costas, uno de los pocos actores profesionales que habrá en el montaje. «Jesucristo es una figura histórica y existe mucha bibliografía sobre él. Me he encomendado a toda la tradición cultural e histórica para meterme en este papel», asegura durante un ensayo.

Del diseño del vestuario se han encargado Carmen Masot y Mari Ángeles Rodríguez, miembros del grupo de teatro Cambaluz. Su inspiración, indican, ha sido la película 'La Pasión de Cristo', dirigida por Mel Gibson. La confección se ha contratado al taller Kekeña, aunque los alumnos de patronaje y moda del IES Universidad Laboral han aportado su granito de arena.

Con un presupuesto de 10.500 euros, la Pasión Viviente cuenta con la implicación de la Unión de Cofradías, el Consorcio, la ESAD y el Conservatorio de Música, entre otros agentes de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos