Multitudinario Domingo de Ramos en Cáceres

Entrada de la Virgen de la Misericordia, que acaba de ser restaurada, ayer por la tarde en la Plaza.

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

El Domingo de Ramos es un día muy especial para Miguel Ángel García. Hace años, cuenta, acudía a la bendición de palmas con sus dos hijos. Ahora lo hace acompañado de su nieto Lucas, de apenas dos años. Como ellos, muchos cacereños se echaron ayer a la calle para seguir una de las procesiones más queridas, la de 'La Burrina'. Con Antonio Jiménez Grajera como jefe de paso, la imagen de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén -decorada para la ocasión con flores blancas y amarillas- salió a una abarrotada Plaza de San Juan para presidir la tradicional bendición de palmas y ramas de olivo.

La cofradía de los Ramos, artífice de este desfile, puede presumir de cantera. La hermana más joven que ayer participó en la procesión tiene apenas un mes y una semana de vida. Se llama Mhairi Román y ayer realizó el recorrido en los brazos de su abuela.

El buen tiempo y el sol se abrió paso entre las nubes de la mañana y regaló un Domingo de Ramos multitudinario. La jornada de ayer también será recordada por ser la primera en la que hubo cuatro procesiones en la calle.

La cofradía de Jesús de la Humildad cambió su desfile del Sábado de Pasión al Domingo de Ramos y cumplió su sueño de llegar hasta la Plaza Mayor. Los costaleros salieron a las 15.45 horas desde la iglesia del Beato Marcelo Spínola, en el Vivero, con un recorrido por delante de cinco kilómetros (entre la ida y la vuelta). La procesión acumuló algo de retraso sobre los tiempos previstos y sumó los aplausos del público, que agradeció el esfuerzo de los costaleros al bailar el paso en puntos como San Juan.

La veteranía la puso ayer la cofradía del Nazareno. El paso de su procesión por la Plaza Mayor fue muy seguido por el público. La imagen de Nuestra Señora de la Misericordia, que desfiló bajo palio, salió tras ser sometida a una restauración en un taller sevillano. Y, por último, la agenda la cerró la cofradía del Amor, que protagonizó el desfile que partió desde la capilla de Santa Gertrudis con los pasos de la Dolorosa Esperanza y el Señor de las Penas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos